La banalidad de Warhol pervive en los artistas contemporáneos

  • Popularizó la cultura del consumo, la imagen superficial, los sucesos efímeros y la vulgaridad  de la existencia cotidiana.
  • Una muestra explora la repercusión de la obra del artista pop en artistas como Ai Weiwei, Jeff Koons, Damien Hirst, Cindy Sherman...
  • Sus pinturas, esculturas y material audiovisual siguen produciendo respuestas, reacciones y reinterpretaciones.
'Los labios de Marilyn Monroe', de Andy Warhol
'Los labios de Marilyn Monroe', de Andy Warhol
© 2012 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), New York

Elevar una lata de sopa a los altares, hacer del rostro de una estrella de Hollywood un conjunto de manchas imborrables en el subconsciente colectivo, repetir una y otra vez un recorte de periódico hasta transformarlo en algo parecido a una serigrafía... Andy Warhol jugó a comercializar la cultura popular, convirtió en mercancía la existencia más banal. Es difícil que una actitud tan amada y odiada pase de moda.

Regarding Warhol: Sixty Artists, Fifty Years (En lo que respecta a Warhol: 60 artistas, 50 años), en el Metropolitan Museum de Nueva York, explorará a partir del 18 de septiembre la aplastante influencia del pionero del arte pop en los autores contemporáneos más famosos.

Con 45 trabajos de Warhol y un centenar de obras de otros 60 creadores, la exposición es la primera en ahondar exhaustivamente en el rastro que dejó el artista con sus pinturas, esculturas y material audiovisual y en las respuestas, reacciones y reinterpretaciones que provocaron.

El recorrido de la muestra se detiene en la fascinación por lo cotidiano, el lugar común, los anuncios y los temas secundarios en revistas y periódicos. Sigmar Polke y Hans Haacke y más tarde Vik Muniz y Sarah Lucas tomaron de Warhol el interés por el suceso, la información prescindible y la fórmula manida.

Una vasija neolítica con el logotipo de Coca-Cola

En este mismo campo está la atracción por la cultura de consumo de los años sesenta, ejemplificada en la exposición con obras del autor como Brillo Soap Pads Box (1964), una caja de detergente elevada a escultura e influencia decisiva en Jeff Koons, Robert Gober y Damien Hirst. La vasija creada por Ai Weiwei, de inspiración neolítica y con el logotipo de Coca-Cola pintado de modo artesanal, continúa con las observaciones relativas a la masificación y la mitificación de lo vulgar.

Igual que el empaquetado atractivo de un producto, Andy Warhol centraba su atención en el envoltorio de una persona famosa. Los retratos de Jackie Kennedy, Marilyn Monroe o Elizabeth Taylor, obsesivos y publicitarios, tienen un equivalente en la exploración del individuo que desde hace décadas hace la fotógrafa Cindy Sherman.

El afán del artista pop por capturar a creadores, poetas y músicos en imágenes aparentemente casuales tuvo peso en la obra hiperrealista del pintor Chuck Close y la visión particular y ambigua de la sexualidad y del cuerpo masculino tuvieron eco en las fotos de Robert Mapplethorpe, Richard Avedon, Catherine Opie y Peter Hujar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento