Detenidos cuatro neonazis
Material incautado por los agentes. MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos d'Esquadra han detenido a cuatro miembros más de un grupo neonazi que presuntamente participaron en una brutal paliza a diversos jóvenes.

La agresión fue antes de un concierto antifascista en la sala Stroika de Manresa (Barcelona) el pasado 23 de marzo. Según ha informado la policía catalana, con el arresto de estas cuatro personas este lunes ya son 16 las detenidas, ya que en una primera fase el pasado mes de junio, los investigadores arrestaron a 12 —uno de ellos menor—, de las que nueve ingresaron en prisión.

Usaron barras de hierro y puños americanos, siendo acompañadas de bengalas La agresión acabó con un balance de un joven herido muy grave, tres más con lesiones de consideración y un vehículo incendiado con el lanzamiento de bengalas con los ocupantes en su interior. Los detenidos, la mayoría con antecedentes por agresiones y peleas, forman parte de un grupo criminal organizado cuya finalidad era el uso de la violencia para difundir su ideología neonazi, y su punto de encuentro es su vinculación a grupos de aficionados radicales y extremadamente violentos de fútbol del RCD Espanyol y el Real Madrid, y algunos de ellos con su militancia en partidos de extrema derecha, según la policía catalana.

Esta organización actuaba de forma jerárquica, en el que un grupo reducido de personas decidían las acciones a emprender y la manera de ejecutarlas, mientras que el resto obedecían las órdenes, reproduciendo un sistema militar. Los objetivos eran personas, colectivos o acontecimientos contrarios a su ideología —independentistas, antifascistas o inmigrantes—.

Los Mossos han constatado que uno de los motivos que provocaron el ataque de Manresa era la acción que habrían protagonizado jóvenes antifascistas para evitar un concierto neonazi en el barrio del Poblenou de Barcelona en octubre, en el que encapuchados arrojaron piedras y botellas de vidrio contra un local.

Agresión planificada

Los atacantes se dispusieron en formación militar Por ello, el 23 de marzo, los detenidos actuaron de forma "premeditada, muy planificada, extremadamente contundente y muy rápida", utilizando barras de hierro y puños americanos, siendo acompañadas de bengalas para crear confusión. Los atacantes se dispusieron en formación militar, divididos en dos grupos de siete u ocho personas, para garantizar el éxito de la agresión, que fue planificada al detalle: organizaron el viaje desde diversos puntos de Cataluña, acabaron de perfilar la agresión en un hotel de Terrassa y llegaron a Manresa poco antes del concierto.

A consecuencia de la agresión, resultó herido muy grave un joven, que sufrió un traumatismo craneoencefálico por los golpes con una barra de hierro y estuvo al borde de la muerte; otros tres jóvenes resultaron heridos con lesiones de consideración. La agresión fue planificada meticulosamente, pero las víctimas fueron escogidas al azar y la sufrieron los que estaban cerca de la zona de la sala Stroika un rato antes del concierto.

Los arrestos y los siete registros domiciliaros se han producido en Sant Vicenç de Castellet, Capellades, Terrassa, Igualada, Esparreguera, Barcelona, Viladecavalls, Castellar del Vallès, Polinya, Tordera, El Pont de Vilomara (Barcelona), Blanes (Girona) y Tarragona. En los registros intervinieron puños americanos, armas blancas, material pirotécnico y simbología nacionalsocialista y de la España preconstitucional; los cuatro últimos detenidos pasarán este miércoles a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.