Una plaga de medusas, que llegan en oleadas hasta la orilla, está limitando desde el pasado fin de semana el baño en las playas de la Costa del Sol, y miles de personas ya han tenido que ser atendidas por su picadura en los puestos de socorro repartidos por todo el litoral.

A determinadas horas, es difícil ver a alguna persona en el agua y ante la imposibilidad de bañarse, niños y no tan niños se entretienen recogiendo medusas con cestas de pesca o cualquier otro objeto playero y llevándolas hasta la orilla, donde son enterradas.

La escasez de lluvias y la ausencia de tortugas favorecen su aparición en masa Manuel Alpáñez, coordinador del servicio de vigilancia y salvamento de las playas de Vélez-Málaga, ha explicado que desde hace dos días existe "una gran cantidad" de medusas muy próximas a lo orilla, "lo que limita considerablemente el baño".

La mayoría corresponde a la especie Pelagia noctiluca, conocida normalmente como clavel y que es la que más abunda en esta zona, según Alpáñez, que considera más problemático este ejemplar por su menor tamaño —miden unos cuatro centímetros— y porque son muy urticantes. No obstante, ha indicado que en el caso de Vélez-Málaga, también se están recogiendo entre ocho y quince medusas diarias de la especie Rhizostoma pulmo, mucho más grandes y que pueden alcanzar varios kilos de peso.

"La grande la puedes ver venir, pero el problema está en las pequeñas, ya que en un momento dado te puedes encontrar rodeado por varias", ha añadido Alpáñez, que ha precisado que los cuatro puestos de socorro del litoral municipal están realizando unas doscientas atenciones diarias por picaduras de medusa.

Ha señalado que es difícil precisar lo que ocurrirá en los próximos días, aunque prevé que se repetirán las oleadas de medusas, en las que influirá mucho la dirección en la que sople el viento. Asimismo, ha recordado que las picaduras de estos invertebrados nunca deben lavarse con agua dulce, sino con salada, y ha recomendado a los afectados que acudan a los puestos de socorro para recibir una cura local y seguir posteriormente las recomendaciones de los sanitarios.

Los barcos de limpieza marítima contratados por ayuntamientos y mancomunidades se afanan estos días en la recogida de estos organismos y sólo en Málaga capital se han retirado desde el fin de semana 3.900 kilos. Sin embargo, Alpáñez ha reconocido que poco pueden hacer unos cuantos barcos cuando se trata de enfrentarse a una plaga de medusas.

Por su parte, el coordinador de Protección Civil en Vélez-Málaga, Juan Ramón López, ha declarado que la presencia de medusas en algunos momentos es muy numerosa, y ha asegurado que la escasez de lluvias y la ausencia de tortugas favorecen su aparición en masa. "Si no hay aportes de agua dulce de los ríos, la medusas se encuentran en un hábitat perfecto para ellas", ha puntualizado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.