Los obispos turcos confirmaron este lunes que "de momento, nada hace pensar" en una cancelación del viaje que tiene previsto realizar el Papa a Turquía a finales de noviembre, a pesar de las duras reacciones del mundo islámico al discurso pronunciado en Alemania donde citó a Mahoma.


Un día después de que el propio Papa Ratzinger afirmara durante el Angelus que estaba "vivamente afligido" por las reacciones suscitadas por sus palabras, "que no expresan en modo alguno" su pensamiento, la Conferencia Episcopal de Turquía se reunió en Estambul para estudiar el viaje tras la situación creada.

A la reunión, según informó la agencia vaticana Asianews, asistió el arzobispo Piero Marini, maestro de ceremonias litúrgicas de la Santa Sede.

"A juicio de los prelados, nada, de momento, hace pensar en una cancelación del viaje", precisó la agencia vaticana, que subrayó que los obispos mantienen el viaje, "sobre todo tras leer todos juntos la aclaración hecha por el secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, al respecto".

A pesar de la confirmación, a primeros de octubre volverán a reunirse, para ver la evolución de la situación.

Benedicto XVI visitará Turquía del 28 al 30 de noviembre
Según informó en febrero el por entonces portavoz vaticano Joaquín Navarro Valls, Benedicto XVI visitará Turquía del 28 al 30 de noviembre.

Según Asianews, durará hasta el 1 de diciembre e incluye las etapas de Ankara, Efeso y Estambul.

La visita se celebrará coincidiendo con la festividad de San Andrés, el 30 de noviembre, patrón de la Iglesia Ortodoxa.

Como es ya tradición, todos los años con motivo de esa festividad, el Vaticano envía una delegación a Estambul y el 29 de junio, fiesta de San Pedro y San Pablo, los patrones de la Iglesia Católica, el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla envía una delegación a Roma.

El patriarca ecuménico Bartolomé I ha visitado ya el Vaticano en tres ocasiones (1995, junio de 2004 y noviembre de 2004).

Primer viaje a el Fanar

Para Benedicto XVI será su primer viaje a el Fanar, en Estambul, el corazón del patriarcado ortodoxo de Constantinopla, que representa a 200 millones de cristianos repartidos por todo el mundo.

El "sí" de los obispos católicos se ha producido un día después de que el ministro de Exteriores turcos, Abdullah Gul, dijera que por parte del gobierno de Ankara no hay motivos para suspender la visita, que esperan sea una oportunidad para promover el diálogo entre las culturas.

El Vaticano, que ha puesto en marcha su maquinaria diplomática para explicar las palabras del Papa, volvió este lunes a insistir, por boca de su nuevo "ministro de Exteriores", el arzobispo Dominique Mamberti, que la polémica sobre el discurso del Papa se debe a una "lectura apresurada" de una parte del mismo (la de Mahoma).

Mamberti subrayó que una de sus prioridades es potenciar el diálogo con el mundo musulmán.

Las medidas de seguridad en el Vaticano y especialmente la plaza de San Pedro han sido incrementadas
Sin embargo, las críticas no se aplacan en el mundo islámico, donde grupos integristas han amenazado al Papa y a los católicos.

Ante esas amenazas, las medidas de seguridad en el Vaticano y especialmente la plaza de San Pedro han sido incrementadas y hoy, por segundo día, se notó la presencia de un mayor número de agentes.

La vigilancia -según precisaron fuentes de la policía italiana, que es la encargada de garantizar la seguridad en la plaza de San Pedro- ha sido reforzada, pero de forma discreta, para no "enturbiar" el desarrollo normal de la jornada a fieles y turistas.