El Vaticano ha puesto a disposición de expertos e historiadores de todo el mundo parte del archivo secreto de la Santa Sede correspondiente al pontificado de Pío XI (1922-1939), según publica la cadena BBC.

Se trata de más de más de 30.000 documentos que incluyen, entre otras cosas,  expedientes que revelan la relación que mantuvo la Santa Sede con los distintos gobiernos durante un periodo turbulento que estuvo protagonizado por el auge del fascismo, el génesis de la II Guerra Mundial y la Guerra Civil Española.

Así, habría cartas y documentos que permitirían analizar la posición de la Iglesia de Pío XI frente a dirigentes como Francisco Franco -a quien apoyó-, Adolf Hitler y su ley racial contra los judíos, o Benito Mussolini.

Se sabe que Pío XI se negó a conocer a Hitler cuando éste visitó Roma en 1938 respondiendo a una invitación de Mussolini.

El pontífice, incluso, llegó a ordenar el cierre de su residencia en el castillo de Gandolfo, y no lo abrió hasta que el dictador alemán abandonó el país.

17 años para ordenar

El secretario de la Prefectura del Archivo Secreto Apostólico Vaticano ha revelado que han sido necesarios más de 17 años para ordenar la información incluida en los documentos para hacerla accesible.

La decisión de hacerlos públicos para los investigadores la ha tomado el papa Benedicto XVI.

 

El archivo contiene dos millones de documentos, algunos de ellos con más de 1.000 años de antiguedad
Para acceder a ellos, los expertos deberán presentar un certificado de licenciatura de, al menos, cuatro años de duración, además de un título de profesor universitario o de educación superior.

 

Los expedientes suponen un testimonio fundamental del siglo de los totalitarismos.

El Archivo Histórico vaticano contiene dos millones de documentos, algunos de ellos con más de 1.000 años de antiguedad.

Para su apertura, tienen que pasar al menos 50 años en el caso de los que son más delicados.

Ahora se espera la difusión de los archivos de Pío XII, cuyo pontificado convivió con la Segunda Guerra Mundial y el régimen nazi.