Un tribunal belga ha ordenado a Google que cese la reproducción de artículos de periódicos belgas escritos en francés y alemán en su servicio Google News Belgique.

Copiepresse, una organización que gestiona los derechos de autor de los editores belgas, fue la encargada de gestionar la demanda.

Según una directiva de Copiepresse, Google obtiene ingresos por publicidad a partir de la indexación de sus contenidos.

Se trata de una decisión judicial que se tomó el 5 de septiembre, pero hoy es la fecha límite para que este tipo de artículos desaparezcan de la versión belga de Google News.

De no cumplir con la decisión judicial el buscador tendría que pagar un millón de euros diarios, aunque en este momento los artículos permanecen visibles.

No es la primera vez que Google tiene problemas con su buscador de noticias. En 2005 la agencia de noticias France Presse le obligó a retirar sus noticias.