Un hombre de 52 años fue detenido el domingo por la Guardia Civil por simular el robo de su casa después de dejarse puestas las llaves por dentro del inmueble situado en Vila-seca (Tarragona).

Con tal de ahorrarse el dinero que le podía cobrar el cerrajero, no se le ocurrió otra cosa mejor que simular un robo y presentar una denuncia ante la Guardia Civil para que de esta manera la aseguradora corriera con los gastos.

La picaresca le puede jugar ahora una mala pasada ya que ha sido denunciado por la Benemérita por un delito de simulación de robo mediante denuncia falsa y pasará a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de Tarragona.