London Fashion Week
Una modelo en la Semana de la Moda de Londres. EFE
Más de 200 diseñadores presentarán sus propuestas para la temporada primavera-verano 2007 en la Semana de la Moda de Londres, que se enfrenta cada vez a más presiones para que siga el ejemplo de la madrileña Pasarela Cibeles y prohíba desfilar a las modelos demasiado delgadas.

La pasarela madrileña, que también comienza este lunes, ha decidido rechazar al 30 por ciento de las modelos que desfilaron en la pasada edición por no ceñirse a los nuevos parámetros que marcados por expertos nutricionistas para ofrecer una imagen saludable.

La decisión adoptada en Madrid ha encontrado eco en otras capitales de la moda, como Milán, donde la alcaldesa, Letizia Moratti, ha manifestado su interés por la medida, y Londres, donde la ministra de Cultura, Tessa Jowell, ha aplaudido la decisión y ha exhortado a la London Fashion Week seguir el ejemplo de Cibeles.

"Las chicas aspiran a parecerse a las modelos de las pasarelas. Cuando esas modelos están por debajo del peso normal de una forma enfermiza, eso presiona a las adolescentes a pasar hambre para tener un aspecto similar", dijo la ministra británica en un comunicado este sábado.

También las asociaciones británicas de anorexia y bulimia y los expertos nutricionistas han instado a la Semana de la Moda de Londres a imponer criterios similares a los establecidos en Madrid, que exigen, por ejemplo, que una modelo que mide 1,75 metros pese al menos 56 kilos.

El portavoz de la Asociación de Trastornos Alimenticios, Steve Bloomfield, consideró la medida adoptada por Cibeles de "positiva y útil" para proteger no sólo a los profesionales de la moda, sino a las personas con riesgo de sufrir enfermedades como la bulimia o la anorexia y que pueden verse influidas por las imágenes que ven.

Sin embargo, la Semana de la Moda de Londres ha decidido no imponer ninguna restricción en su próxima cita tras mantener conversaciones con los diseñadores participantes.

El British Fashion Council (BFC), organizadores del evento, "no comenta ni interfiere en la estética del espectáculo del diseñador", ha asegurado su directora, Hilary Riva.

Esto puede ocasionar, según la prensa británica, que muchas de las modelos no autorizadas a desfilar en Madrid lo hagan en la capital británica, donde hasta el próximo viernes se darán cita iconos de la moda londinense como Paul Smith, Jasper Conran o Betty Jackson.

Desfiles

Uno de los desfiles más esperados de la "London Fashion Week", que de nuevo tendrá como escenario el Museo de Historia Natural de Londres, es el de la colección primavera verano de Emporio Armani, la línea juvenil de Giorgio Armani, que ha decidido por primera vez cambiar Milán por Londres.

Su desfile, además, tendrá tinte solidarios, ya que el diseñador italiano se ha aliado con el cantante Bono para recaudar dinero para luchar contra el sida.

Junto a ellos, presentarán sus colecciones otros nombres que han surgido en los últimos años y que están conquistando las pasarelas internacionales, como Jonathan Saunders o Giles Deacon.

Unos cuarenta de los 207 diseñadores asistentes al evento mostrarán sus trabajos en la pasarela, mientras que el resto presentará sus creaciones en una feria de la moda con expositores, habilitada dentro del propio museo, que estará abierta al público y a los profesionales.

Los organizadores destacaron que en esta edición el espacio de exposición se ha incrementado en unos 300 metros, lo que permitirá acoger casi cuarenta expositores más, mientras que la cifra de diseñadores presentes en la London Fashion Week ha aumento un 22 por ciento con respecto a la Semana de la Moda de febrero pasado.

Entre los expositores habrá participación española, con los españoles Collado García, y latinoamericana, con la colombiana Amelia Toro.

La Semana de la Moda de Londres se inauguró en 1994 con quince desfiles y cincuenta expositores.