Las autoridades policiales de Israel han solicitado ante el Tribunal Superior de Justicia aplazar una marcha de homosexuales por Jerusalén, el próximo jueves, alegando que extremistas de la comunidad ortodoxa los atacarán físicamente y con armas de fuego, informa hoy el diario Maariv.

Los representantes de la Policía Nacional sostuvieron ante los jueces, que tienen previsto expedirse hoy, que poseen informaciones fidedignas acerca de que serán agredidos si desfilaran por las calles de Jerusalén, ciudad santa para judíos, cristianos y musulmanes.

La organización "Casa abierta" y entidades o gubernamentales por la defensa de los derechos humanos recurrieron a ese Tribunal para en busca de amparo y para que las autoridades policiales respondan a sus peticiones para realizar la marcha.

Elementos radicales están decididos a atacarlos con bombas incendiarias, granadas de humo y armas de fuego
Las organizaciones que agrupan a homosexuales, lesbianas y transexuales aseguraron a los periodistas que, con o sin la debida autorización de la policía, y a pesar de la advertencia de las autoridades, celebrarán de todos modos el "desfile del orgullo".

El jefe de policía de Jerusalén, Ilán Franco, dijo a los magistrados que las informaciones en poder de ese organismo fueron recibidas antes de agosto pasado, cuando los homosexuales se proponían realizar una marcha mundial en Jerusalén, como la del año 2000 en Roma bajo las protestas del Vaticano.

La marcha, que levanta ampollas en las tres comunidades religiosas de Tierra Santa, se aplazó en al menos tres ocasiones, y también se postergó en agosto debido a la guerra de Israel con la milicia islámica de Hizbulá en el Líbano.

El comisario Franco dijo que grupos ortodoxos se proponen salir a las calles para interponerse entre los homosexuales si insistieran, y que elementos radicales están decididos a atacarlos con bombas incendiarias, granadas de humo y armas de fuego.

El jefe policial señaló que este jueves será un día antes de los festejos en Israel del nuevo año judío 5767, y del mes de Ramadán, sagrado por los musulmanes, amplia mayoría entre los ciudadanos árabes de Israel, y en los territorios palestinos.

Con motivo de ambas festividades, las autoridades policiales no podrán disponer de miles de agentes del orden para impedir posibles agresiones contra los homosexuales, sostuvo Franco, que comunicó al Tribunal de que sólo autorizará la marcha en octubre o noviembre próximos.