Un partido de ultraderecha ha conseguido colarse en un parlamento alemán tras las elecciones celebradas ayer en Berlín y en Mecklemburgo-Antepomerania.

El Partido Socialdemócrata alemán (SPD) fue la formación más votada en las elecciones celebradas ayer en la ciudad-estado de Berlín y aunque sufrió un revés en el estado de Mecklemburgo-Antepomerania también repetirá allí gobierno.

El Partido Socialdemócrata alemán sufrió un revés en el estado de Mecklemburgo-Antepomerania
En ese "land", que el SPD gobernaba en coalición con el Partido del Socialismo Democrático (PDS), los socialdemócratas lograron un 30% del escrutinio según los pronósticos difundidos por la cadena de televisión ZDF al cierre de los colegios electorales, un 10,8% menos que en las elecciones pasadas.

El SPD, pese a esa pérdida de apoyo electoral, se mantiene a la cabeza de los pronósticos, aunque seguido muy de cerca por la Unión Cristianodemócrata (CDU), con un 28,7%, que prácticamente mantiene los resultados de los comicios precedentes.

Lo ajustado de los sondeos y las horquillas en las que aún se mueven los posibles socios de una coalición, explica que ninguno de los líderes de esas formaciones se hayan atrevido a proclamar aún victoria, como hizo en Berlín el alcalde-gobernador, Klaus Wowereit.

Wowereit obtuvo el 31,5% del escrutinio, lo que le permitirá dirigir una nueva coalición de gobierno, si bien no está claro si repetirá legislatura con el PDS, que pese a lograr según los sondeos el 12,7% de los votos ha sufrido una pérdida de casi el 50%.

En Mecklemburgo-Antepomerania, la formación que más mejoró sus resultados fue el ultraderechista Partido Nacional Democrático Alemán (NPD), que se hizo con un 7,1% del escrutinio y con ello su entrada en el parlamento regional.

El parlamento regional de Mecklemburgo cuenta con 71 escaños, de los que el SPD, lograría 23 y su actual socio de coalición, el PDS 13, lo justo para llegar a la mayoría de 36.

Las elecciones celebradas en Berlín y Mecklemburgo-Antepomerania se registró una participación del 60%, según la primera cadena de televisión pública ARD.