Cuatro responsables de una obra irán presos por la muerte de dos de sus trabajadores.

El accidente data de 2001, y la condena les llega por incumplir la obligación de velar por la seguridad de sus trabajadores.

La sentencia es firme e histórica: es la primera vez que se envía a la cárcel a los responsables de una obra por muerte causada tras un accidente laboral

Esta sentencia firme es histórica, por tratarse de la primera vez que se envía a la cárcel a los responsables de una obra por muerte causada tras un accidente laboral.

Los condenados son: Emilio Rodríguez (arquitecto y jefe de grupo de la obra), Pablo Queralto (jefe de la obra), Juan Ángel Baigorri (coordinador de seguridad), y Jacinto Caliente (empresario y empleador de uno de los fallecidos -el otro estaba por medio de una ETT-).

Serán encarcelados por tratarse de una pena superior a los dos años.

Los cargos de los cuales han sido hallados culpables por la Audiencia de Madrid son dos homicidios imprudentes y un delito contra la seguridad de los trabajadores.

Los fallecidos tras el accidente laboral fueron José Antonio Corona (quien dejó una viuda y un hijo) y José Antonio Herranz.

La Audiencia también ha establecido una indemnización para las familias.

La viuda de Corona cobrará 140.683 euros, y el padre de Herranz (que era soltero) cobrará 60.101, según El País.