El Partido Socialista cerró su Conferencia Política de este fin de semana con una valoración positiva de la inmigración, pero matizando que ésta debe ser legal.

Para el PSOE, la inmigración "es necesaria" para España, pero sólo cuando se enmarca dentro de la legalidad.

De lo contrario, se convierte en "una fuente potencial de conflictos" que debe "impedirse".

La inmigración es necesaria para que España mantenga y prolongue el ciclo de crecimiento y extensión del bienestar, así como una importante oportunidad de mestizaje, diversidad y enriquecimiento

En este sentido, consideran que la mejor forma de hacerlo, es la "ayuda al desarrollo y cooperación con los países emisores para evitar flujos incontrolados".

Así, se deben recibir flujos controlados de acuerdo "con las necesidades laborales y la capacidad" del país de aceptarlos, pues la inmigración no deja de ser "necesaria para que España mantenga y prolongue el ciclo de crecimiento y extensión del bienestar, así como una importante oportunidad de mestizaje, diversidad y enriquecimiento"

País Vasco

Respecto al proceso de paz abierto en el País Vasco, la conferencia política del PSOE ha concluido que hay una "oportunidad cierta" para lograr la paz, aunque repiten lo que venían diciendo hasta el momento: que será un proceso "difícil, largo y delicado", en el que se tendrá que "avanzar por un camino estrecho y difícil".

Terrorismo internacional

En lo referido al terrorismo internacional, el PSOE estimó que este fenómeno debe de ser combatido "sin venganza", para evitar fanatismos.

Debemos rechazar cualquier recorte que menoscabe nuestra libertad y derechos cívicos con la supuesta pretensión de garantizar la seguridad colectiva, pues ello siembra en la sociedad los fermentos del autoritarismo

Asimismo, se apeló a la importancia del papel de los organismos multilaterales, específicamente Naciones Unidas y la Unión Europea, como mediadores en la búsqueda de solución a los conflictos internacionales.

El PSOE se posicionó claramente en contra de las políticas del miedo promovidas por otras administraciones, como la estadounidense.

En lugar de restringir las libertades, hay que expandirlas, según los socialistas.

"Debemos rechazar cualquier recorte que menoscabe nuestra libertad y derechos cívicos con la supuesta pretensión de garantizar la seguridad colectiva, pues ello siembra en la sociedad los fermentos del autoritarismo", reza el documento final de la conferencia.

La estrategia del miedo, según el partido gobernante, genera brotes de racismo y xenofobia, que serían funcionales a los objetivos terroristas.

Según el PSOE, la estrategia del miedo y el crecimiento de la xenofobia pueden llegar a ser "tan peligrosas" como los atentados mismos.