Mariano Rajoy, ayer en Santiago.
Mariano Rajoy, ayer en Santiago.

Miles de personas, unas doce mil según la Policía Local y unas cuarenta mil según la organización, pidieron ayer la dimisión del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, por la gestión de la Xunta de la crisis de los incendios forestales de agosto, en una manifestación celebrada en Santiago de Compostela.

En la marcha, organizada por la asociación "SOS contra o lume", participaron el presidente del PP, Mariano Rajoy; el del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, y los dirigentes populares Ana Pastor y Gerardo Fernández Albor, entre otros.

La manifestación gallega más importante en los últimos 15 años (Mariano Rajoy)



En la cabeza de la manifestación podía leerse una pancarta con el lema "Cuando Galicia arde no hay que acobardarse", en alusión al Ejecutivo gallego, al que los participantes acusaron de estar ausente mientras que ardía el monte gallego.

"La manifestación más importante"

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, -que llegó con retraso por problemas con los enlaces aéreos- se incorporó a la marcha de protesta en la plaza del Obradoiro, donde finalizó al manifestación.

Rajoy aseguró que el informe de la Guardia Civil sobre los incendios forestales desmonta la teoría del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que habló de "tramas organizadas" en su visita a Galicia, dijo.

El líder popular consideró la manifestación "la más importante de Galicia en los últimos quince años", para pedir que se forme una comisión de investigación para esclarecer los incendios de agosto en Galicia.

Rajoy añadió que los ciudadanos que se manifiestan en Santiago piden que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "asuma sus responsabilidades", que las ayudas a los damnificados sean "serias", y que "se cree" un plan "serio y de verdad".

Recordó el presidente del PP la visita de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, a Galicia para hablar "del bajo nivel sociocultural" de los gallegos, ante lo que respondió que "el nivel sociocultural de los gallegos está muy por encima del de alguno de los miembros del Gobierno de España".

"Es injustificable"

Núñez Feijóo dijo que miles de personas participaron en la marcha "porque no están de acuerdo con lo que pasó, tampoco lo está con la actitud del Gobierno gallego ante esta catástrofe ni con su decisión de vetar cualquier tipo de investigación o de no asumir responsabilidades políticas".

Señaló también que "lo que pasó no es justificable y que la actitud del Ejecutivo es impropia de un Gobierno democrático", al que calificó al Ejecutivo de la Xunta de "soberbio" por no escuchar a la sociedad, "antes, durante y después de la crisis de los incendios", indicó.

"Usaron nuestro dolor"

En el cierre de la marcha intervinieron el presidente de "SOS contra o lume" y alcalde popular del municipio pontevedrés de Barros, José Antonio Landín, quien dijo que lo que había sucedido en el mes de agosto no había sido fruto de la casualidad sino una consecuencia de la "descoordinación y de la improvisación" del Gobierno bipartito.

Ana Massó, hija y nieta de las dos mujeres fallecidas en el incendio forestal de Cerdedo (Pontevedra), acusó al Gobierno gallego de la muerte de su madre y abuela, porque dijo que el suceso podría evitarse si la carretera en la que fallecieron "hubiera estado cortada", y le reprochó la "utilización política que hizo del dolor de las víctimas".

Isabel Pita García, que habló en nombre de los brigadas forestales, afirmó que en los quince años que lleva trabajando nunca vio "una descoordinación e improvisación como la de este año, en la que los miembros de las brigadas no sabían lo que tenían que hacer".

Denunció la reducción de efectivos contra el fuego y la sustitución de "profesionales experimentados por oficinistas con título de gallego".