Es una de las conclusiones a las que se llegó ayer en el V Congreso Interautonómico de Medicina General, que se celebra en Jaca hasta mañana. Una consulta eficiente sería, según los expertos, aquella en la que el facultativo puede distribuir su tiempo destinando el 20% a papeleo, un 10% a la asistencia a crónicos y hasta un 70% a la atención de nuevas visitas en la consulta.

«Esto sería posible si el profesional dejara de ser un funcionario y tuviera la potestad de organizarse su trabajo», explicó el coordinador general de la Plataforma 10 Minutos, el médico Rafael de Pablo.