El propietario del Audi TT que atropelló el sábado a cuatro personas en la calle Sagunto, causando la muerte a una de ellas, decidió ayer entregarse en una dependencia de la Policía Nacional para confesar su delito. Horas más tarde lo hacía un acompañante que iba con él en el vehículo accidentado. Los dos han negado haber estado a los mandos del coche cuando ocurrió el siniestro.

Fuentes policiales informaron de que los detenidos, de 21 y 29 años,  pasarán hoy a disposición judicial. Mientras tanto, la Policía interroga a los testigos presenciales para esclarecer los hechos y disipar las dudas sobre este siniestro.

A primera hora del día de ayer se entregaba D.B.A.P. en una dependencia policial manifestando ser el propietario del vehículo, que abandonó en el lugar de los hechos con las llaves puestas. Al caer la tarde, lo hacía otro implicado, cuya identidad no ha trascendido. La Policía también ha descartado que el vehículo siniestrado estuviera participando en una carrera ilegal, una práctica que los residentes del lugar vienen denunciando.

Todo indica que el vehículo circulaba a una velocidad mayor de la permitida y que perdió el control al chocar  con un bordillo. Fue entonces cuando colisionó contra el banco donde estaba A.R.E., de unos 65 años, que falleció en el acto, e hirió a C.G.N., de 77 años, ingresada en estado grave, así como a otras dos mujeres con heridas de menor gravedad.

La historia se repite en Almería

En Almería murió también el sábado una mujer de 40 años tras ser atropellada en torno a las 5.30 horas junto al estadio de los Juegos Mediterráneos. En la madrugada de ayer otros cuatro jóvenes fallecieron en esta misma provincia en el accidente más grave registrado en las carreteras andaluzas en este fin de semana, con seis víctimas mortales y tres heridos de diversa consideración.

Más información, pág. 9