Traian Basescu
El presidente rumamo Traian Basescu saluda a los parlamentarios. EFE

Rumanía decidirá en un referéndum en las próximas tres semanas si acaba con la era del presidente de centroderecha, Traian Basescu, después de que el Parlamento votara este viernes en Bucarest a favor de su destitución por supuesta violación de la Constitución.

La coalición gobernante Unión Social Liberal (USL), formada por socialdemócratas y liberales, acusa al controvertido presidente rumano, entre otras cosas, de no respetar la separación de poderes, socavar la independencia judicial y usurpar el rol del Ejecutivo.

Un total de 258 legisladores votaron a favor de su revocación, mientras que 116 se manifestaron en contra, uno se abstuvo y hubo un voto nulo.

El procedimiento de revocación de Basescu es el punto culminante de la guerra sin cuartel entre éste y el primer ministro rumano, el socialdemócrata Victor Ponta, en el poder desde hace dos meses tras caer el último Gobierno conservador fiel al presidente.

Esto es un golpe al Estado de derecho "Lo que están haciendo desde hace dos semanas es un golpe al Estado de derecho, creo que es un error y que tendrá consecuencias a largo plazo", dijo durante el pleno Basescu, quien ha acusado a la coalición de Gobierno de querer controlar la justicia y las instituciones del Estado.

Embajadores extranjeros acreditados en Bucarest, el presidente de la Comisión Europea y del Consejo Europeo y la comisaria europea de Justicia han mostrado su preocupación por la independencia judicial ante los acontecimientos en Rumanía.