Las entidades vecinales del distrito Centro reclaman al Ayuntamiento de Madrid que reduzca el horario de cierre de los bares, por el nivel de ruido que soportan los residentes de la zona, y critican la decisión del Gobierno regional de permitir la ampliación en 45 minutos del cierre de los establecimientos de ocio nocturno.

Las asociaciones de vecinos recuerdan que a pesar de que el distrito está declarado Zona de Actuación Acústica, "el ruido que soportan los habitantes ha crecido en los últimos siete años hasta alcanzar cotas intolerables", según un estudio.

Las entidades esperan que la sentencia que llevará a prisión al propietario de un bar por delito contra el medio ambiente sirva de ejemplo para los demás establecimientos.