La vía ha ampliado recientemente su capacidad al pasar de tres a cuatro carriles por sentido en los 18 kilómetros entre Las Rozas y Villalba, que entraron en servicio el 30 de diciembre de 2005.

Además, casi se triplican las cabinas de peaje a la altura de San Rafael
En los siete kilómetros entre Villalba y el enlace con el Valle de los Caídos se han duplicado los carriles, pasando de dos a cuatro por calzada, que se abrieron la pasada Semana Santa.

Ahora se trabaja en los 13 kilómetros que unen el Valle de los Caídos con el peaje de San Rafael, que incluyen el tercer túnel de Guadarrama y la ampliación de la zona de cabinas de peaje, que casi se triplica.

Cierre del más antiguo

El túnel más antiguo, construido en 1963, se utilizará de manera reversible, al estilo del carril BUS-VAO, en función de las necesidades del tráfico.

El problema es que no estará listo hasta dentro de algo más de un año, puesto que en cuanto empiecen a utilizar los nuevos, éste será cerrado para acondicionar y modernizar los sistemas de ventilación.