Durante la ejecución de las obras quedarán libres dos carriles de circulación por cada sentido. Las actuaciones para dotar de carril-bus a esta arteria central de la capital aragonesa comenzaron el pasado 12 de enero.

El nuevo carril-bus se delimitará con un bordillo de caucho (como el que se colocó en la avenida César Augusto en diciembre) y conllevará también otras obras. Zonas de aparcamiento La reforma del paseo de Pamplona conllevará la desaparición de las zonas de aparcamiento que hay a ambos lados de la vía.

 Las nuevas superficies pasarán a ser paradas y terminales para autobuses. Estos trabajos de reforma durarán tres meses.