La dirección de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha asegurado que los sindicatos "no han hecho nada" por evitar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afectará a 200 trabajadores, y ha calificado las propuestas sindicales de "parches" que "no solucionan las tensiones de tesorería ni garantizan la viabilidad económica de la empresa".

La empresa municipal, que el viernes hará oficial el ERE, ha indicado que las manifestaciones de los sindicatos en la rueda de prensa, que acusan a la dirección de citarles sólo para tratar rebajas salariales y no para negociar un nuevo convenio colectivo, "son totalmente falsas", ya que "la empresa les ha ofrecido un convenio a dos años que ha sido continuamente rechazado".

De hecho, ha agregado que "la oferta presentada por los sindicatos para hacer frente al actual presupuesto de EMT Valencia está totalmente alejada de la realidad, puesto que solamente han planteado un 5% de media de rebaja salarial, con lo que no se solucionan las tensiones de tesorería ni se garantiza la viabilidad económica de la empresa".

En este sentido, la dirección ha argumentado "la cantidad de entre 6 y 7 millones de euros a la que han hecho referencia como coste de la aplicación del ERE (en realidad no superaría los 5 millones de euros), podría suponer un alivio de la situación a muy corto plazo, como mucho para salvaguardar el año 2012, pero la intención del Ayuntamiento y de la empresa es que ésta siga siendo de titularidad pública, lo que para ello hace necesario aplicar una serie de medidas de ajuste".

"El objetivo no es otro que intentar alcanzar un acuerdo razonable y realista, con esfuerzos totalmente asumibles por todos y adaptados a las circunstancias, sin que el servicio ofertado se vea afectado, y si es posible, sin realizar ningún despido, tal y como se han hecho en otras empresas", ha subrayado.

"la verdadera hipocresía"

Por otro lado el concejal de Transportes y presidente de la EMT, Alfonso Novo, ha señalado, en respuesta a las manifestaciones del concejal de Compromís Joan Ribó, que "la verdadera hipocresía es la defensa que hace Compromís de unos trabajadores que, dados los tiempos que corren, disfrutan de un sueldo más que digno, y que lo anteponen al coste que han de asumir el conjunto de los valencianos para el sostenimiento de la EMT".

"EMT es una empresa pública, pero Compromís prefiere defender el generoso salario de unos pocos frente al sacrificio de todos para que el transporte público en la ciudad pueda seguir siendo público y de calidad", ha explicado Novo.

A su juicio, "ni al comité de empresa, ni a los sindicatos, ni a los trabajadores, ni a los grupos de la oposición municipal, se les ha engañado en cuanto a las posibilidades que había para hacer viable la EMT dentro del marco de ajustes presupuestarios que era por todos conocido; se han celebrado multitud de reuniones, comparecencias y ruedas de prensa donde todos han escuchado la situación real a la que ha de enfrentarse la empresa, ahora no pueden hacer como si nada de esto hubiera ocurrido".

"Lo realmente lamentable es que, ni por boca de Compromís ni del resto de grupos de la oposición, haya habido una condena a los actos vandálicos, aunque sólo fuera porque los principales afectados han sido los ciudadanos de Valencia, que pagan no sólo a los conductores de EMT, sino también los sueldos que perciben los concejales de los grupos de la oposición, que en el caso de Compromís oscilan entre los 66.000 euros y los 73.000 al año", ha apuntado Novo.

El concejal de Circulación y Transportes ha reiterado que "la propuesta de la empresa ha sido en todo momento un ajuste salarial razonable a cambio del mantenimiento de todos los puestos de trabajo, se ha propuesto un esfuerzo justo y solidario".

"Pero ya sabemos que Compromís defiende a cualquiera siempre que se posicione en contra del gobierno municipal del PP, pero es indefendible argumentar en contra de lo que saben cómo se llama hasta los niños de Primaria: ser solidario", ha apostillado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.