Un avión de la compañía Vueling que cubre la ruta Sevilla-Paris ha tenido que aterrizar sobre las 8,00 horas en el aeropuerto de Madrid-Barajas debido a una subida de temperatura en la cabina. Tras tomar tierra sin ningún problema, ha retomado el trayecto sobre las 10,30 horas.

Fuentes de la compañía han informado a Europa Press que el piloto ha decidido efectuar el aterrizaje al considerar que esa situación afectaba a la comodidad del pasaje en un trayecto largo como la ruta Sevilla-París. Por tanto, no se ha debido a ninguna cuestión de seguridad.

Tras tener conocimiento de esta situación, el aeropuerto de Barajas procedió a activar la alerta local, un procedimiento habitual en aterrizajes no programados.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.