La provincia de Barcelona suma 117.150.745 pernoctaciones turísticas al año, según el Anuario Económico de España 2006 de la Caixa , de las que el 81% (95,5 millones) no están regladas, es decir, se realizaron en alojamientos distintos a hoteles, cámpings, establecimientos de turismo rural o apartamentos turísticos legales.

Del total de noches que los turistas pasan en el área de Barcelona, sólo 21,6 millones están localizadas en establecimientos legales. Así, en la capital, se sospecha del auge de establecimientos piratas.

En casa de familiares

Barcelona ciudad recibió entre enero y agosto de 2006 un total de 5.061.264 millones de turistas, de los que surge una media de 1,8 pernoctaciones por persona.

Como pernoctaciones extrahoteleras, pero legales, el anuario aporta la cifra de sólo 4.369.586 en la provincia.

Según el Observatori de Turisme de la Generalitat , un 39,59% de las pernoctaciones de turistas españoles suele detectarse en casas de familiares o amigos, mientras que el 7,8% en apartamentos de alquiler.

Inversiones rentables

Para el Observatori de Turisme, los cambios en la actividad turística van ligados a "la inversión inmobiliaria", que ha propiciado la expansión de otras modalidades, como la proliferación de apartamentos en Ciutat Vella.

En el centro de Barcelona existen 1.200 pisos ilegales para turistas
En el centro de la ciudad, el Ajuntament calcula que hay 1.200 pisos ilegales para turistas.

El Govern calcula que el crecimiento de ofertas en apartamentos turísticos legalizados se ha incrementado un 112,1%. Sólo en la provincia de Barcelona existen 3.341, con el 62,4% de su clientela de otros países.

Contra los pisos turísticos «pirata»

El presidente de la Associació d’Apartaments Turístics de Barcelona , Joaquim Mestre, muestra su cautela ante los porcentajes, "ya que las administraciones no detallan el tipo de establecimiento de las pernoctaciones".

Prueba de ello es que de las definidas como "no regladas" se desconoce si incluyen a los establecimientos ilegales.

Este tipo de "apartamentos piratas" se permiten ser muy competitivos "porque no están legalizados ni ofrecen los servicios" a los que la ley obliga a los reglados.

La asociación es partidaria de una acción contundente sobre los servicios ilícitos "con inspecciones y clausuras".

No obstante, la solución "no está en impedir el crecimiento del sector", asegura, como ha sucedido en el distrito de Ciutat Vella.