El Ayuntamiento de Laredo ha pintado líneas rojas discontinuas en ambas márgenes de la calle Marqués de Comillas que prohíben el estacionamiento en doble fila y la parada en una de las arterias de la villa que más tráfico soporta.

El objetivo de esta iniciativa es, según ha indicado el Consistorio en un comunicado, evitar colisiones y aligerar la circulación en la zona. Avisa también que el incumplimiento de esta prohibición acarreará la correspondiente denuncia por parte de la Policía Local, que va a realizar un seguimiento específico de la obediencia a esta nueva señalización.

La medida emana directamente de Alcaldía. El regidor, Ángel Vega, ha dispuesto que se intervenga "sin más dilación" para acabar con los "graves problemas y peligros" que supone la actual situación de un vial en el que confluyen, en doble dirección, los vehículos de entrada y salida a Laredo.

"Es una vía estratégica, de alta densidad de tráfico, y donde venimos observando que algunas actuaciones de conductores están suponiendo un grave peligro", explica el alcalde de Laredo.

A este respecto subraya como más preocupantes los aparcamientos en doble fila a ambos lados de la calle. "Al ser una calle de doble dirección, implica que en muchas ocasiones, coches que circulan reglamentariamente intentan rebasar al vehículo estacionado, generándose la consiguiente situación de peligro de colisión". Un riesgo al que se suma el peligro de atropello a los peatones que cruzan correctamente por el paso de cebra y son vistos con dificultad al existir vehículos detenidos en sus inmediaciones.

A instancias del alcalde, el jefe de la Policía Local, Juan Carlos Veci, ya ha dado órdenes a los agentes para que en adelante hagan una vigilancia específica del respeto a esta nueva señalización. Ángel Vega se muestra tajante al respecto: "La advertencia ya está pintada en el suelo con la línea roja. Para los infractores, lo que ahora toca es la denuncia y la correspondiente sanción".

Posible extensión a otras zonas

En función del éxito que pueda tener esta medida, el alcalde de Laredo no descarta extenderla a otros viales del municipio que comparten esa misma característica de ser de doble dirección. "Vamos a esperar, pero es cierto que hay otros puntos en los que podría ayudar a mejorar la fluidez en puntos en los que la doble fila es una práctica habitual y pone en riesgo la seguridad". Entre dichos viales se hallaría la calle Menéndez Pelayo, que da acceso al puerto, o, en menor medida, la calle Emperador, ubicada en otro de los accesos a la villa.

"Esperamos que esta medida haga aligerar el tráfico. Desde Alcaldía vamos a hacer todo lo posible para evitar el peligro que suponen para conductores y peatones esas prácticas que van contra la normativa de seguridad vial", insistió Vega.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.