El Parlamento y la Comisión Europea (CE) estudian una "flexibilización" del conocido como 'pago verde', incluido en la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC), de forma que contempla la posibilidad de elevar la superficie mínima exigida a las explotaciones en las que habría que aplicar la diversificación de cultivos que propone la norma.

Así lo ha señalado la organización agraria Asaja, que ha concretado en un comunicado que, frente a la propuesta inicial de implantar la diversificación de cultivos en explotaciones con una superficie igual o superior a tres hectáreas, la CE y el Parlamento europeo barajan la opción de elevar esa cifra hasta las diez o 20 hectáreas, respectivamente, ante "el alto coste que ello puede entrañar para pequeñas y medianas explotaciones".

Asaja ha dado a conocer esta propuesta relativa al 'pago verde' —por cuya redacción original ya manifestó su rechazo al entender que "asfixiaría aún más a los agricultores con nuevas cargas medioambientales adicionales y conllevaría el cese de actividad en muchas explotaciones por la falta de competitividad"— en el transcurso de una jornada que ha celebrado en Écija (Sevilla) bajo el título 'Jornada sobre cultivos herbáceos y conservación de las aves esteparias en zonas de campiña', en la que han participado más de 500 agricultores.

En dicho encuentro, además, organizado por Asaja-Sevilla, la organización también ha puesto de manifiesto que el déficit de precipitaciones registrado en este último año ha reducido "un tercio" la producción de cereales en el conjunto de España respecto al año anterior, de forma que ésta alcanzará 14,4 millones de toneladas, una cifra "un 30 por ciento inferior" a la de la pasada campaña, que se fijó en 20.640.000 toneladas.

A pesar de estos números, que confirman "las expectativas de hundimiento de la producción", el técnico de Asaja-Sevilla José Vázquez ha apuntado que "la excelente calidad obtenida y la firmeza de los precios en los mercados internacionales propician unas buenas expectativas de mercado".

Por cultivos, la cosecha nacional de trigo duro, variedad de la que la provincia de Sevilla es la primera productora de España, la producción será de 350.000 toneladas, "casi un tercio" inferior a la de la campaña pasada, en la que cosecharon 940.000 toneladas en España. La producción regional será de 202.000 toneladas de trigo duro, frente a las 680.000 de la pasada, lo que supone un descenso de un 70 por ciento, mientras que en la provincia de Sevilla la producción se reducirá también cerca de un 70 por ciento, pasando de 250.000 toneladas de la campaña pasada a 76.000 toneladas.

La producción nacional de trigo blando también ha descendido desde los 5,9 millones de la pasada campaña a los cuatro de 2012. En concreto, siempre según las cifras facilitadas por Asaja, la cosecha andaluza ha descendido un 56 por ciento —de 313.000 a 137.000 toneladas—, mientras que en la provincia de Sevilla la producción será 55.000 toneladas, frente a las 154.000 cosechadas en 2011, lo que supone un descenso del 64 por ciento.

Igualmente, Vázquez ha cifrado en un 42 por ciento la cantidad en la que se ha reducido la superficie de girasol en Andalucía entre 2011 —cuando alcanzó 355.000 hectáreas— y 2012, cuando ésta se ha fijado en 205.000 hectáreas, y un 50 por ciento en Sevilla; donde se ha pasado de producir 189.000 hectáreas en 2011 a 89.600 hectáreas en 2012, "una cosecha testimonial", en palabras del técnico de esta organización agraria, que también ha adelantado que las cotizaciones altas del aceite y la harina de girasol hacen prever "una demanda importante de pipa de girasol y una tendencia alcista de los precios".

Impacto de la sequía en las aves esteparias

Por otra parte, en esta jornada también se ha abordado el impacto que ha generado, en las campiñas de Sevilla, el déficit de precipitaciones "de más del 60 por ciento" registrado en este último año, en el tamaño de las crías de aves esteparias como la perdiz, la avutarda, el sisón o el aguilucho cenizo, que ha disminuido.

Según Asaja, la "poca densidad y altura de los cereales, así como la escasez de la cosecha" ha disminuido la disponibilidad de alimento de estas especies, al reducirse la vegetación y, por tanto, la concentración de insectos y pequeños vertebrados.

La historia de las aves esteparias, según ha explicado el responsable del proyecto 'LIFE Esteparias en Andalucía', Félix García-Leyaristy, que ha presentado en la misma jornada el audiovisual 'Entre labores y aves', "va ligada al manejo de sus tierras por el hombre".

Por su parte, el responsable del proyecto LIFE 'Conservación y gestión en las zonas de especial protección para las aves esteparias de Andalucía' para la ZEPA Campiñas de Sevilla, Carmelo Jiménez Soto, ha explicado que el 60 por ciento de las aves esteparias tienen "algún grado de amenaza", un porcentaje que, ha subrayado, es "muy superior al de cualquier otra comunidad ornitológica europea".

Así, en el contexto europeo, España es "el país con mayor importancia para estas aves y Andalucía la región con mayor número de especies, concretamente 25, de las que 15 tienen algún grado de amenaza".

En su ponencia, Jiménez ha expuesto las principales actuaciones del proyecto del que forma parte, entre las que se encuentran "la suscripción de convenios de colaboración con propietarios particulares para la identificación de tendidos eléctricos con incidencia negativa para las aves, la señalización de las mallas ganaderas, la restauración de edificios para facilitar la nidificación de cernícalos y construcción de primillares, la potenciación de un modelo sostenible de manejo del hábitat agrario compatible con la presencia y los ciclos fenológicos de las esteparias, la puesta en marcha de diferentes recursos, actividades y metodologías de educación ambiental y sensibilización, o el desarrollo de un sistema innovador de localización de nidos de avutardas y de otras aves esteparias —teledetección térmica— con el objeto de proyectar y definir con más precisión las actuaciones futuras de manejo en los cultivos".

Jornada con representación institucional

La 'Jornada sobre cultivos herbáceos y conservación de las aves esteparias en zonas de campiña' se ha desarrollado en la sede de la Sociedad Cooperativa Andaluza Agropecuaria Industrial (CAPI), y ha sido inaugurada por el alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano; la secretaria general de Agricultura y Alimentación de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medioambiente de la Junta de Andalucía, Judith Anda; el presidente de CAPI, Pablo González del Corral, y el presidente de Asaja-Sevilla, Ricardo Serra.

Por su parte, el representante de la Comisión Europea y de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural Juan Álvarez de la Puente, ha sido el encargado de pronunciar la ponencia inaugural de la jornada, en la que ha expuesto las consideraciones medioambientales planteadas en la futura reforma de la PAC.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.