Joan Tardà, diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso, ha protestado por el hecho de que la Comisión de Defensa, que preside el diputado del PP Agustín Conde, haya organizado para el próximo 18 de julio, aniversario del golpe de Estado del general Francisco Franco, una visita al Museo del Ejército, que está situado precisamente en el Alcázar de Toledo, uno de los símbolos del bando nacional. A su juicio, se trata o bien de "una broma macabra" o bien "una desacomplejada, vergonzante y peligrosa nostalgia".

Tardà cree que "no es casual" la elección de un 18 de julio para realizar dicho viaje, cuando además ese día está previsto un Pleno en el Congreso por la mañana. "Parece más bien un viaje para rendir un tributo nostálgico", ha llegado a decir.

A su juicio, este tipo de visitas "ejemplifican perfectamente la función histórica del Ejército español y la complicidad de la derecha española con los gobiernos predemocráticos", y además ponen de manifiesto "la baja intensidad" de la democracia en la persecución del franquismo, "que sigue presente a pesar de los tímidos intentos de la ley de memoria histórica".

Por todo ello, el independentista catalán ha avanzado que no acudirá a visitar el Alcázar de Toledo el próximo día 18 y ha planteado que, en tiempos de crisis y de recortes "continuos", todos los viajes parlamentarios deberían plantearse en la Junta de Portavoces "para así darle publicidad y decidir si tienen razón de ser".

Consulta aquí más noticias de Toledo.