Un Juzgado de lo Penal de Sevilla ha condenado a seis meses de cárcel a dos hermanos que trabajaban en la antigua Egmasa por provocar un incendio forestal que afectó a dos hectáreas de pasto matorral y a la zona baja de un pinar en el parque natural 'Los Pinares de Aznalcázar', en el preparque natural de Doñana.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Juzgado de lo Penal número 14 relata que, en marzo de 2008, la empresa fue autorizada por parte de la Delegación Provincial de Medio Ambiente para la quema controlada de residuos forestales con una serie de condiciones, como que el perímetro estuviera desbrozado, establecer un cortafuegos o la obligación de que cada operario actuara provisto de una mochila extintora y una cuba de 500 litros de agua.

Así, los dos acusados, R.M.G. y P.M.G., se dirigieron el 11 de abril de 2008 para limpiar residuos en una zona forestal situada en el paraje 'El colmenar', dentro del parque natural 'Los Pinares de Aznalcázar'. Para ello, la empresa les había comunicado las condiciones que debían seguir conforme a la autorización administrativa.

Pese a ello, los imputados procedieron a la quema sin haber desbrozado la zona ni haber realizado el cortafuegos perimetral exigido, de modo que debido a una ráfaga de aire el fuego saltó a la vegetación colindante sobre las 12,00 horas, afectando a casi dos hectáreas de pasto matorral y jafa, así como a la zona baja del pinar, si bien no llegando a las copas.

Avisados los operativos de incendios, se iniciaron las labores de extinción a las 12,28 horas, finalizando a las 19,30 horas, para lo cual se generaron unos gastos de 2.392,04 euros y se destinaron 22 metros cúbicos de agua. En cuanto a los daños, la sentencia recoge que la arboleda no resultó afectada, mientras que el matorral pudo regenerarse.

El juicio no llegó a celebrarse después de que los dos imputados aceptaran los hechos y se mostraran conformes con la pena solicitada por el Ministerio Público.

La juez condena a cada trabajador de la antigua Egmasa a seis meses de cárcel y el pago de 540 euros por un delito de incendio forestal imprudente, mientras que, junto a la compañía aseguradora, indemnizarán solidariamente a la Junta de Andalucía en los gastos generados en la extinción del incendio y el agua destinada a ello.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.