Los estudiantes de Castilla y León podrán pagar su matrícula universitaria en tres plazos tras subidas que oscilarán entre los 200 y 400 euros, cuantía que no será sobrepasada y con la que se apuesta por el valor medio dentro de la horquilla establecida por el Gobierno en la primera matrícula y en el mínimo en segundas y sucesivas.

En concreto, el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado este jueves el decreto que establece los precios públicos por servicios académicos en las enseñanzas universitarias renovadas y no renovadas, titulaciones a extinguir, de Grado, de Máster y de Doctorado para el próximo curso 2012-2013.

Así, las tarifas de las matrículas universitarias se situarán en el valor medio de entre el 20 y el 21 por ciento del coste real, con lo que Castilla y León se coloca en la media del incremento porcentual establecido por el Gobierno central que establecía que los ingresos por matrícula cubran entre el 15 y el 25 por ciento del coste real.

Como ha explicado el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, con estos precios los estudiantes abonarán una subida que oscilará entre 200 y 400 euros para un alumno que se matricule en 60 créditos de primera matrícula y que, en ningún caso, excederá de los 400 euros.

Según los datos aportados por De Santiago-Juárez, en Medicina los estudiantes de primera matrícula pasarán de pagar los 1.374 euros actuales a 1.772,40 euros; en Enfermería de 1.280 a 1.624; en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de 1.100 a 1.497; en Biotecnología de 1.017 a 1.416 y en una carrera de letras como Derecho de 664,80 a 1.000,20 euros.

Con este incremento de tasas las universidades percibirán ingresos por este concepto en torno a 13 millones de euros, cuantía suficiente para compensar la reducción de las transferencias por parte de la Junta a las universidades públicas en el año 2012. Además, el próximo curso se producirá una simplificación de precios en los Grados, ya que se pasará de 25 precios distintos que existían hasta el momento a los siete actuales.

Con respecto a las segundas, terceras, cuartas y sucesivas matrículas, Castilla y León se coloca en el tramo mínimo previsto por el Real Decreto-Ley, es decir, el 30 por ciento en las segundas, el 65 por ciento en las terceras y el 90 por ciento en las cuartas y sucesivas.

Fracción en el pago

Como novedad, se contempla la posibilidad de que los estudiantes puedan fraccionar en tres pagos el coste de la matrícula, en lugar de dos, como hasta ahora. De este modo, los pagos podrán realizarse de la siguiente forma: el 40 por ciento del importe total al formalizar la matrícula; un 30 por ciento entre el 1 y el 15 de diciembre y el 30 por ciento restante entre el 1 y el 15 de marzo.

De Santiago-Juárez ha defendido la apuesta de la Junta por situarse en el medio de la horquilla establecida por el Gobierno, con lo que se desvela grandes diferencias de las tasas con respecto a regiones como Cataluña que han apostado por el tramo más alto.

De este modo un estudiante de medicina que paga por su primera matrícula 1.772 euros en Castilla y León pagaría 2.370 en Cataluña, al igual que en Enfermería, donde de 1.624 se pasará a 2.270 o en Ciencia y Tecnología de los Alimentos que pasa de 1.497 a 2.370 en el caso catalán.

FINANCIACIÓN

La Junta está trabajando en la implantación de un nuevo modelo de financiación que dispondrá, por un lado, de un tramo estructural y estable, a través de un segundo contrato-programa. Por otro, tendrá como novedad fundamental, el establecimiento de un tramo competitivo, cuya cuantía variará en relación con el cumplimiento de objetivos medibles en cada una de las tres misiones de la universidad: docencia, investigación y transferencia del conocimiento. Y en tercer, lugar, un tramo singular, de acuerdo con las características peculiares y específicas de cada universidad.

El nuevo modelo, que previsiblemente comenzará su implantación en el curso 2014-2015, podría denominarse de 'recursos por resultados' y buscará introducir como elementos de evaluación incentivos que recompensen y estimulen los objetivos que la sociedad del siglo XXI exige a las universidades.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.