El anciano presentó una denuncia contra el agresor, de 21 años, condenado por un juzgado de Málaga. La familia dice que sólo hubo «amenazas y no agresión». Ahora está a la espera de que se tramite la suspensión de la pena.