El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha manifestado este jueves que, tras la recuperación del Códice Calixtino, tuvo una conversación con el arzobispo de la Catedral de Santiago, Julián Barrio, en la que ofreció la colaboración de la Xunta para incrementar las medidas de seguridad, entre las que se podría incluir su traslado a otra ubicación dentro del templo.

Con todo, preguntado al respecto al término del Consello de la Xunta, el máximo mandatario autonómico ha asegurado que la decisión es del arzobispo y, preguntado por qué opciones se barajarían para trasladar el Códice, ha replicado que, a su entender, es Barrio quien "debe decirlo". "Yo no soy la persona adecuada para dar noticias que debe dar el arzobispo", ha aseverado.

Preguntado por si este traslado tendría lugar dentro del propio templo, el máximo mandatario gallego ha insistido en que la Iglesia tendrá la última palabra, pero ha añadido que "supone" que sí. "Me imagino que el arzobispo no tendrá mucha jurisdicción fuera", ha apuntado, para agregar que la Xunta está a disposición de las autoridades eclesiásticas para evaluar cualquier vía de mejora.

Además, ha llamado a aprovechar en la medida de lo posible las oportunidades de "proyección" que puede tener el caso, además de manifestar su satisfacción por el hallazgo y reiterar su agradecimiento a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que participaron en la investigación. "Hacemos votos para que no vuelva a ocurrir y que las medidas de seguridad impidan situaciones semejantes", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.