El sindicato CCOO de Castilla-La Mancha ha augurado que el "despido" de los 43 profesionales interinos que se ocupan de valorar la Ley de Dependencia en la región va a "llevar al borde del precipicio" a este servicio.

Por esta razón ha pedido a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, que reconsidere "esta decisión" que va a provocar el "abandono" de este colectivo "tan vulnerable", según ha informado el sindicato en nota de prensa.

CCOO ha señalado que el Gobierno regional tiene "un grave desinterés" por las personas dependientes en Castilla-La Mancha, y que con esta decisión demuestra su intención por "desmantelar el sistema de atención a la Dependencia en connivencia con el Gobierno Central".

El sindicato ha recalcado que se han despedido a dos trabajadores de los Servicios Centrales de la JCCM, seis trabajadores de los Servicios Periféricos Albacete, cinco trabajadores de Servicios Periféricos Ciudad Real, cinco trabajadores de Servicios Periféricos Cuenca, cuatro de los Servicios periféricos Guadalajara, dieciséis de los Servicios periféricos Toledo, tres de la Comunidad terapéutica El Alba (Toledo) y dos de los Servicios periféricos Talavera.

Asimismo, ha señalado que en este último año en Castilla-La Mancha, más de 14.000 dependientes reconocidos se han quedado a la espera de prestaciones; se ha rebajado el grado de dependencia a miles de dependientes, se han cerrado 1.000 plazas residenciales y se han retirado las prestaciones económicas a otras 1.000 personas

Consulta aquí más noticias de Toledo.