Un centenar de trabajadores del Servizo de Protección e Defensa contra os Incendios Forestais han rechazado ante la Consellería do Medio Rural e do Mar el Plan de Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestais de Galicia (Pladiga 2012) al considerar que "engaña a la sociedad" y "precariza a los trabajadores" con contratos "nunca vistos en una administración".

En declaraciones a los medios de comunicación, el responsable de Incendios de la UGT, Carlos Rocha, ha criticado la "escasa contratación" de personal para la campaña de alto riesgo de fuegos y ha recordado que el propio Pladiga "no se presentó a las organizaciones sindicales".

En este sentido, ha explicado que en total, el plan establece 738 plazas, de las cuales "sólo se crean 436 puestos" a través "de un engaño" pues, ha indicado, "se vende a la sociedad un incremento" cuando, "en realidad", son "las contrataciones que año tras año se venían dando".

"economía del fuego"

Según ha apuntado, las 302 plazas restantes se vinculan a la extinción de incendios, de modo que, conforme ha argumentado, "sólo se contrata si hay incendios" promoviendo "la economía del fuego".

Asimismo, ha criticado que "son contratos en precario y nunca vistos en una administración pública". De este modo, ha detallado que "tienen una duración máxima de tres meses", periodo tras el cual "pueden ser contratados de forma discontinua".

Frente a ello, Rocha ha exigido "contratos más extensos" y que partan de la "negociación con los sindicatos" y ha instado a la Xunta a "dejar de llevar a cabo una política basada en la extinción y la economía del fuego" pues "sólo provocará más incendios".

Empresas privadas

Estas críticas han sido secundadas por los representantes del resto de organizaciones sindicales participantes en la concentración —CIG, CC.OO, CSIF— cuyos responsables en materia de incendios han coincidido al rechazar que la Xunta "quiera convertir" la prevención y extinción en un "negocio del fuego" a través de empresas privadas como Natutecnia y Tracsa.

"Queremos denunciar el desmantelamiento progresivo del servicio público, primero, con la creación de Seaga y ahora con la aparición en escena de Natutecnia y Tracsa", ha denunciado.

A este respecto, ha avanzado que, a mediados de julio, se integrarán al operativo, trabajadores propios de Tracsa como albañiles "a los que se dará materiales para que se dediquen a apagar el fuego sin tener los conocimientos necesarios para ello".

"No se puede concebir un servicio que cada vez presenta un mayor índice de interinidad, en el que no hay relevo generacional y en el que la gente entra sin ningún tipo de formación", ha rechazado antes de asegurar que la Administración gallega "no tiene sensibilidad para potenciar el servicio y dar más formación a los trabajadores".

La protesta, en la que han participado más de un centenar de personas convocadas por la CIG, CC.OO., UGT y CSIF, se ha celebrado frente al departamento que dirige Rosa Quintana y de forma paralela a la celebración del Consello de la Xunta bajo el lema 'Na defensa dos servizos públicos. Non aos recortes dos nosos dereitos'.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.