Un vecino de Oviedo ha reconocido este jueves las acusaciones formuladas en su contra por la Fiscalía Antidroga de Asturias y aceptó una condena de cuatro años de prisión y el pago de una multa de 96.000 euros por tráfico de cocaína y hachís en Oviedo. La vista oral estaba señalada esta mañana en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Oviedo, aunque tras el reconocimiento de los hechos por parte del acusado no llegó a desarrollarse. Para alcanzar el acuerdo, el Ministerio Público tuvo en cuenta, además, que el acusado era consumidor de drogas en el momento de los hechos (aunque esta circunstancia no se apreció como atenuante propiamente dicha).

Según informa la Fiscalía del Principado, a través de una nota de prensa, en el registro que el Cuerpo Nacional de Policía efectuó en su domicilio se encontraron estupefacientes por valor de más de 96.300 euros.

Al menos durante el mes de junio de 2011, el acusado, A. B. R., se dedicaba a la venta de hachís y cocaína en las inmediaciones de la Plaza de la Noceda de Oviedo. Este lugar comenzó a ser vigilado por el Cuerpo Nacional de Policía y, así, a primera hora de la tarde del 20 de junio de 2011, interceptaron a una persona que acababa de bajarse de un coche que conducía el acusado, a la que se ocuparon 94,86 gramos de hachís, con una riqueza en THC del 12,3 por ciento, valorados en 539,75 euros.

A continuación, la Policía detuvo al acusado, que llevaba encima tres teléfonos móviles. Tras declarar en comisaría, él mismo autorizó de forma voluntaria el registro de su domicilio, donde se encontraron 12.600 euros distribuidos en cinco billetes de 100 euros, 202 billetes de 50, 96 billetes de 20 y ocho billetes de diez euros; hachís por valor de 70.180,9 euros, cocaína tasada en más de 26.000 euros, 23,57 euros en marihuana, una balanza de precisión con restos de cocaína y dos recortes de bolsas de plástico con forma circular.

El acusado, consumidor de sustancias estupefacientes en ese momento, tenía la droga en su poder para venderla a terceras personas. El dinero que se encontró en su casa provenía de esa actividad. A. B. R. estuvo en prisión preventiva por esta causa desde el 20 de junio de 2011 hasta el 20 de septiembre de ese mismo año.

Los hechos fueron considerados un delito contra la salud pública, en su modalidad de sustancias que causan y no causan un grave daño a la salud. En caso de impago de la multa acordada, se acordó la prisión durante seis meses más.

Consulta aquí más noticias de Asturias.