Las ocho ambulancias medicalizadas del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) que dan cobertura a la región sanitaria de Girona inducirán la hipotermia en pacientes con parada cardiorrespiratoria, como parte de un proyecto piloto que pretende mejorar las secuelas neurológicas de estas personas.

Se trata de la primera vez que se aplicará un tratamiento extrahospitalario de forma regulada en Catalunya en este campo, según ha informado el SEM en un comunicado.

La evidencia médica demuestra que, cuanto más tiempo pasa desde una parada del corazón, el paciente tiene mayor riesgo de sufrir daño cerebral irreversible al faltar la irrigación sanguínea en todo el cuerpo.

A pesar de ello, y según los datos de un estudio que llevan a cabo diversos centros hospitalarios y que centraliza el Hospital Trueta de Girona, rebajar la temperatura del cuerpo de los pacientes hasta los 33 grados centígrados durante 24 horas mejora su pronóstico.

Dos años después del inicio del estudio, los investigadores han constatado la existencia de "resultados esperanzadores" sobre esta terapia, y que se completa con la recuperación paulatina de la temperatura del cuerpo a razón de medio grado cada hora.

En Catalunya se producen cada año 3.000 muertes por parada cardiorrespiratoria, la mayoría causadas por un infarto, si bien un 20% podría deberse a causas genéticas.

Consulta aquí más noticias de Girona.