La Agencia Extremeña de la Energía (Agenex) ha señalado que una reforma de la fiscalidad basada en las calificaciones energéticas de los edificios, "tal y como piden los expertos", sería un "elemento de dinamización" del sector de la arquitectura y la construcción y una "oportunidad" para la creación de empleo en Extremadura.

En los próximos años se prevé, según ha informado la agencia en nota de prensa, una "intensa" labor de búsqueda de soluciones que transformen los edificios en viviendas eficientes energéticamente. Por ello, ha destacado que rehabilitar el parque inmobiliario para hacerlo sostenible es una "alternativa para reactivar el sector de la construcción".

Esta institución ha reiterado que la modificación del marco fiscal en este sentido "reduciría la carga impositiva" al ciudadano puesto que, ha manifestado, la edificación, junto con el sector del transporte, son los "principales consumidores de energía" y los responsables del 30 por ciento y del 40 por ciento del consumo final, respectivamente.

En este sentido, la agencia ha informado de que la región contará desde este jueves con la Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración (Atecyr), una entidad que se dedica al fomento del desarrollo tecnológico y científico relacionado con la arquitectura, la ingeniería de la edificación, la energía y el medio ambiente.

En este sentido, la Agencia Extremeña de la Energía ha indicado que la climatización es una de las "mayores causas" del uso de combustible fósiles y sus emisiones contaminantes.

Por su parte, el jefe de departamento de Eficiencia Energética de la agencia, Martín Cobos, ha subrayado que pese a la labor de divulgación en eficiencia y ahorro energético aún se está "lejos" de aproximarse a la media europea en cuando al consumo eléctrico, donde la edificación, ha dicho, "se lleva la palma".

Cobos ha apuntado que en Extremadura se ha detectado la "necesidad de una profunda mejora fundamentalmente en los sistemas de climatización", junto, ha explicado, a la promoción de las construcciones bioclimáticas y el uso doméstico de energías renovables para calefacción y refrigeración.

"consumo casi nulo de energía"

En el 2020 "a más tardar", todos los edificios nuevos, "como establece la Directiva Europea 2010/31", deberán ser de consumo de energía casi nulo y en el 2018 los edificios nuevos que sean propiedad de la administración pública. Además, la energía que consuman tendrá que ser de fuentes renovables, según ha subrayado la Agenex.

En este sentido, la agencia ha citado como ejemplo el nuevo edificio que alberga el Servicio Extremeño de Salud (SES), que ha sido premiado por la Asociación Española de Agencias de la Energía.

Según ha apostillado la agencia existe un parque estimado de 476 millones de metros cuadrados de edificios terciarios sobre los que se puede actuar para reducir su consumo energético, con ahorros que podrían alcanzar los 300.000 millones de euros, rehabilitando 250.000 viviendas al año, según cálculos de la Agenex.

La Agencia Extremeña de la Energía ha considerado que los objetivos marcados para los edificios de consumo de energía casi nulo van a implicar una "auténtica revolución" en el diseño y la construcción, además de "reducir" el coste que supone el mantenimiento de los edificios y disminuir a la vez su impacto ambiental.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.