Mari Jungstedt
"Me siento como una española y en España estoy como en casa, adoro el país, su clima y su gente", indica la escritora, que habla un español fluido. EFE

Una peluquería del pueblo de Arguineguín, al sur de Gran Canaria, ha inspirado la próxima novela de la escritora sueca de novela negra Mari Jungstedt, quien trasladará la trama que allí se le ocurrió a la isla de Gotland, donde habitualmente ambienta sus obras.

"Un día fui a la peluquería en Arguineguín, y estando allí, en el Salón Jenny, me vino la idea para mi próxima novela", explica riendo Jungstedt.

Me siento como una española y en España estoy como en casa, adoro el país, su clima y su gente La escritora alquiló hace seis meses una casa en la localidad Arguineguín, donde ha terminado su décima novela y espera escribir parte de la siguiente, aunque de momento en España solo se han publicado cinco de sus obras y en octubre aparecerá la sexta, La falsa sonrisa.

"Me siento como una española y en España estoy como en casa, adoro el país, su clima y su gente", indica la escritora, que habla un español fluido, con grandes ademanes expresivos, algo que "en Suecia no es normal".

Jungstedt, que esta semana ha firmado ejemplares de sus obras a sus seguidores en Gran Canaria, recalca que sus libros quieren "decir algo, no sólo entretener", razón por la que la psicología de los personajes es muy importante para ella.

El pasado recurrente

"Existe un elemento recurrente en mis novelas: cómo la infancia y la juventud afectan a las personas durante toda la vida, es algo que se aprecia en todos mis libros", asegura.

Cree que su paso por el periodismo le ha influido a la hora de decantarse por la novela negra Muchos de sus caracteres reflejan circunstancias autobiográficas, y así, en su primer libro, Nadie lo conoce, hay un personaje que sufre acoso escolar, tal como le sucedió a ella; y en su segunda novela, Nadie lo ha oído, aparece una chica de 14 años cuya madre es alcohólica, al igual que el padre de Mari Jungstedt.

A la hora de escribir un libro su intención es contar una historia buena, con personajes interesantes, un buen ambiente y una intriga apasionante, pero también "contar una historia más profunda que muestre la fragilidad del ser humano", relata.

La escritora, que trabajó como periodista en la televisión sueca durante diez años, cree que su paso por el periodismo le ha influido a la hora de decantarse por la novela negra, un género de intriga que siempre la interesó.

La novela negra, en Suecia desde los 60

"El género de la novela negra describe muy bien la sociedad, tal como hace el periodismo, y ambos cuentan una historia que se desarrolla rápido, hay una simbiosis entre periodistas y novela negra", considera Mari Jungstedt.

El género de la novela negra describe muy bien la sociedad, tal como hace el periodismo Respecto al éxito de autores escandinavos dedicados a la novela negra, la escritora explica que en Suecia existe una tradición de este género desde la década de los sesenta, con una gran crítica social que ha cosechado mucho éxito.

A su juicio, la crítica a la sociedad interesa a mucha gente, pues numerosas personas en el extranjero tienen una imagen de Suecia como un país idílico y de gran bienestar y esos libros muestran otra cara.

Hace unos veinte años las mujeres empezaron a escribir novela negra y, con ellas, aparecieron nuevos elementos literarios, como la vida cotidiana, las relaciones personales o la psicología, con lo que el género se amplió.

Cuando en 2003 Mari Jungstedt publicó su primer libro, coincidió con otras autoras, como Camilla Läckberg y Asa Larsson, y con ellas se introdujo "el exotismo del pueblo pequeño, fuera de las grandes ciudades, algo que también interesa a mucha gente".

Ese mundo corriente aparece también en las novelas de Jungstedt, que ella encuadra en la isla de Gotland, aunque en la próxima llevará a Suecia la inspiración calurosa de la isla canaria donde concibió su nuevo trabajo.

*Consigue todas las obras de la autora sueca en PopularLibros.