Los puertos deportivos se quedan sin atraques libres
Los participantes del 41 Ascenso Internacional del Guadalquivir, celebrado el sábado entre Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y Sevilla, lo tuvieron complicado (Kako Rangel).
Aunque parezca mentira, aparcar no es problema sólo de la gente de secano. Tampoco en el mar hay dónde dejar el barco; muchos patrones temen que llegue el día en que sólo haya sitio para abarloarse (doble fila).

Al menos ésa es la realidad que describen los datos de la Asociación de Puertos Deportivos y Turísticos de Andalucía, Marinas de Andalucía: el 100% de los amarres de la región están llenos, y un gran número de ellos tienen larga lista de espera. «Lo único libre son los atraques en tránsito, que se exigen para quienes están viajando», explica a 20 minutos un portavoz de la asociación, que agrupa a 14 de los 18 puertos andaluces gestionados en régimen de concesión. Hay 37 recintos deportivos.

Este déficit no sólo afecta a los patrones y a los concesionarios de los puertos, sino a náuticas y astilleros, que no venden más barcos en la región porque «no hay dónde meterlos», recalcan desde Marinas de Andalucía.

Duplicar atraques

La Empresa Pública de Puertos de Andalucía (EPPA), gestionada por la Consejería de Obras Públicas, se ha propuesto duplicar en diez años los 13.000 disponibles ahora, de forma que en 2016 la región cuente con más de 25.000. Para ello se ha marcado un plan que, según el sector privado, «se ha sacado de la manga: significa hacer 300 amarres por año, y eso es imposible. Antes de que la Junta tuviera la competencia se construían más por año que todos los atraques que ha hecho Obras Públicas », replican desde la asociación.

Otra de sus críticas es para «el doble rasero» que aplica la EPPA a los puertos según los gestionan ella directamente (11) o sean privados. Incluso aseguran que las pocas ampliaciones que se han autorizado han sido para sus propios recintos.

La náutica deportiva se populariza

La actividad náutica ha dejado de ser elitista, pues ya es muy frecuente que entre varios amigos se compren un barco. Sin embargo, Marinas de Andalucía asegura que es la Administración la que se hace con el mercado al gestionar puertos deportivos compitiendo deslealmente con la actividad privada. «No hay razón para que la Administración gestione una actividad que no es un servicio público», protestan en la asociación.

La falta de viento aguó la fiesta

Regata interminable. Los participantes del 41 Ascenso Internacional del Guadalquivir, celebrado el sábado entre Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y Sevilla, lo tuvieron complicado. No hubo viento y fueron remolcados para llegar a la meta.