El Ayuntamiento de Camargo destinará 29.000 euros a la segunda fase de restauración de la iglesia de San Pedro en Escobedo, después de que el pasado mes de enero se diera por concluida la restauración de la torre.

El alcalde, Diego Movellán, ha destacado la importancia de esta segunda fase y ha recordado que la primera supuso "hacer realidad una larga aspiración de los vecinos" de Camargo y de Escobedo, "conscientes del valor histórico y artístico del templo".

Además, el regidor ha explicado en una nota que la segunda fase consistirá en eliminar añadidos y devolver a la iglesia su "auténtico aspecto original". También permitirá recuperar la portalada de acceso al templo y el resto de la fachada principal.

El objetivo es dar continuidad a la actuación iniciada en la torre del templo y recuperar así plenamente la identidad del edificio devolviendo todos los elementos constructivos a su estado original.

Los 29.000 euros de la segunda fase se suman a los 58.885 euros de la primera, y de los cuales la Consejería de Cultura aportó mediante subvención 29.193 euros.

El interior de la torre presentaba un estado "semirruinoso" debido a la masiva incursión de palomas durante prolongado tiempo y a la entrada constante de aguas pluviales que afectaron a la piedra y a las estructuras metálicas y de madera.

Las obras ya finalizadas han actuado sobre los muros, afectados por la aparición de musgo y líquenes, y sobre la cubierta, donde se han instalado sistemas para evitar el acceso de las palomas.

IGLESIA

El conjunto de la Iglesia de San Pedro se remonta al siglo IX. Presenta tres naves, ábside rectangular y dos torres de plantas rectangular y cuadrada.

En el interior se conservan tres retablos con imaginería que datan de finales del XVI y varias esculturas. Lo más destacado son las pinturas murales del presbiterio, descubiertas en 1986.

En el muro de la Epístola se desarrolla, en la parte superior, la escena del prendimiento de San Pedro, y en los dos niveles inferiores, las alegorías de los Siete Pecados Capitales.

En su exterior fue parcialmente excavada entre 1992 y 1994, una necrópolis que ha sido restaurada.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.