Bolsa de Madrid
La Bolsa de Madrid durante una de sus jornadas. Sergio Barrenechea / EFE

Los mercados golpearon este jueves con fuerza a España después de que el Banco Central Europeo (BCE) decidiese rebajar los tipos interés —el precio al que se presta el dinero— pero aparcarse, al mismo tiempo, la toma de otras decisiones para reactivar la economía de la zona euro, a un paso de entrar en recesión.

La bajada de los tipos desde el 1% hasta el 0,75% no colmó las expectativas de los inversores, que esperaban anuncios como nuevas subastas de liquidez o la compra de bonos soberanos —los que emiten los gobiernos europeos— por parte del BCE. Estas acciones pondrían más dinero en circulación y afianzarían las economías nacionales, haciendo más seguras sus inversiones.

En su lugar, el organismo continental optó por intentar facilitar la concesión de créditos, lo que aumentó la desconfianza e hizo que los compradores optasen por las ventas tanto en los títulos de deuda como de las acciones de las empresas cotizadas.

Caen bancos y constructoras

El efecto se dejó notar de inmediato. Tras un inicio con ligeras caídas, la Bolsa de Madrid cerró con un desplome del 2,99 %, perdiendo con ello el límite psicológico de los 7.000 puntos (6.954,20). El Ibex 35, donde se encuentras empresas españolas más importantes, perdió 214,30 puntos.

Sacyr fue el valor con mayores pérdidas este jueves, hasta un -7,55%Minutos antes del cierre, solo la alimentaria Dia (+0,69) y la aseguradora Mapfre (+0,49) cotizaban en positivo en el selectivo. El resto de los valores acumulaban pérdidas de entre el 1% y el 4% con los bancos (BBVA, -4,81%; Bankinter, -3,99%; Santander, -3,94%; Caixabank, -3,45%; Popular, -2,92%; Bankia, -2,58%), las constructoras (Sacyr, -7,55%; ACS, -4,07%; Acciona, -3,67%; Abertis, -1,89%) y las energéticas (Repsol, -3,15%; Endesa, -2,49%; Red Eléctrica, -2,39%; Gas Natural, -1,73%; Enagás, -1,51%) en caída libre.

Además, Telefónica, Iberia e Inditex perdieron un -2,58%, un -1,86% y un -1,71%, respectivamente.

Falta de confianza en España

En esta línea negativa, la desconfianza hacia la economía española llevó la prima de riesgo (diferencial que marca la confianza en la solvencia de la deuda respecto al bono de referencia, en este caso, el bund alemán) por encima del límite de los 500 puntos, de los 494,49 puntos básicos de la apertura hasta los 538,75 al cierre.

Junto a la española, la de Milán fue la Bolsa más castigada por los inversoresEste incremento empeora las posibilidades de España de refinanciar su deuda mediante la emisión de títulos a los mercados internacionales. De hecho, antes de conocerse la decisión del Banco Central Europeo, el Estado tuvo que ofrecer la mayor rentabilidad desde noviembre de 2011 para poder colocar 3.000 millones de euros en bonos a tres y cuatro años y en obligaciones a 10 años.

Al cierre de la Bolsa española, la Bolsa de Milán cedía un 2,08% castigada también por las dudas sobre la economía italiana y a la espera de que se concreten los acuerdos alcanzados en la última cumbre de jefes de Estado de la Unión Europea para fortalecer las economías transalpina y española. París cedía un 1,37 % y Fráncfort, un 0,59 %. Sólo se movía en positivo el parqué de Londres, que avanzaba un tímido 0,15 %, después de que el Banco de Inglaterra decidiese inyectar 50.000 millones de libras a la economía de la isla.