La chica de Ipanema
Helô Pinheiro, posando 50 años después del lanzamiento de la canción que inspiró. Sebastião Moreira / EFE

"Mira qué cosa más linda, más llena de gracia, es esa muchacha que viene y que pasa...". Cuando, en 1962, Vinicius de Moraes y Tom Jobin escribieron esta canción llamada La chica de Ipanema, que se acabaría convirtiendo en el símbolo de la bossa nova, aparecieron muchas jóvenes que se autoproclamaron inspiradoras de la obra. Sin embargo, solo hay una auténtica chica de Ipanema: Helô Pinheiro, que se ha convertido en una empresaria y presentadora de 67 años.

Mi vida cambió cuando revelaron que yo era su inspiración, no lo creía "Yo me crié en un hogar muy conservador, mi padre era militar y no le gustó nada que fuera el foco de la prensa de todo el mundo y el objeto de las miradas de hombres maduros", recuerda Pinheiro en una entrevista. "Mi vida cambió cuando revelaron que yo era su inspiración, no lo creía", dice la musa, que tuvo que apresurar su boda para aplacar la explosión de celos de su novio cuando se enteró.

El peor momento relacionado con su fama lo vivió en 2001, cuando los herederos de Jobin y Vinicius la demandaron por explotar el nombre de Garota de Ipanema, que ella usa en su tienda de ropa. El conflicto se resolvió el año pasado con un acuerdo por ambas partes.

Pese a los malos tragos, Pinheiro continúa su balanceo entre nuevos proyectos, como el concurso de belleza que organiza para escoger a la nueva garota de Ipanema.

La bossa nova ha sido la banda sonora de su vida y La garota de Ipanema es la canción que hasta hoy suena en su teléfono móvil cuando recibe llamadas. El tema la hizo famosa en Brasil y le abrió la puerta a trabajar como actriz de telenovelas.