Pasqual Maragall
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Pasqual Maragall, el 4 de julio de 2012,  en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, antes de presentar estar tarde el documental "Bicicleta, cuchara, manzana", en el que narra su lucha contra el alzheimer. EFE/Esteban Cobo

El periodista y realizador Carles Bosch, ha afirmado este miércoles que al expresident de la Generalitat de Catalunya Pasqual Maragall "todavía le queda mucha cuerda", y opina que "ha demostrado que la vida no se acaba con el diagnóstico del Alzheimer".

Así se ha manifestado el director de "Bicicleta, cuchara, manzana", un documental sobre Pasqual Maragall que se ha proyectado en el Paraninfo de La Magdalena con una gran asistencia de público.

En el acto han estado presentes el propio Maragall, su mujer, Diana Garrigosa, y la neuróloga encargada de su tratamiento, Teresa Gómez.

El documental, ganador del Goya al mejor Largometraje Documental en 2011, sigue los pasos del expresidente desde el día en que hizo pública su enfermedad para mostrar el testimonio de un paciente "excepcional" dispuesto a que los científicos encuentren una curación rápida a su enfermedad.

"Pasqual es un paciente excepcional y con una esperanza también excepcional, y con este documental ha demostrado tener una gran valentía y una gran generosidad", ha destacado Gómez.

En opinión de la neuróloga, documentales como este ayudan a superar "los estigmas sociales que todavía envuelven esta enfermedad, un paso imprescindible para poder combatir el alzheimer".

Recortes en investigación

Además, Gómez ha querido resaltar que las investigaciones en el área del Alzheimer son "necesarias" y "no se puede recortar, ni siquiera en medio de una crisis económica, en el ámbito de la investigación".

Según ha explicado Bosch, el objetivo del documental es retratar el día a día de una persona con alzheimer para "romper tópicos" y demostrar que hay personas, como Pasqual Maragall, que "disfrutan de la vida cada minuto".

Aunque Bosch ha reconocido que no fue fácil el rodaje, ha destacado que "sin quererlo el documental se convirtió en una película sobre la amistad, el amor y la familia", con el alzheimer como telón de fondo.

Aunque Maragall no ha intervenido en la presentación de "Bicicleta, cuchara, manzana", Garrigosa ha querido destacar que se trata de una película "sin guión y sin actor", que se ha podido llevar a cabo gracias a la "gran sensibilidad" de Carles Bosch.