El candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, lidera el escrutinio parcial de las elecciones mexicanas del domingo, con un 38,86 % de los sufragios, al darse a conocer hoy el cómputo oficial de la mitad de las mesas de votación.

El informe que otorga el primer lugar a Peña Nieto corresponde a 71.605 mesas de votación, o el 49,92 % del total, con los datos tomados hasta las 20.50 hora local (01.50 GMT).

En segundo lugar figura el aspirante de una alianza de tres partidos izquierdistas, Andrés Manuel López Obrador, con el 30,97 %, y en tercer lugar la candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, con el 25,47 %.

Más de la mitad de los votos emitidos en México en los comicios volverán a contarse de nuevo, anunciaron este miércoles las autoridades electorales, un porcentaje muy superior a las previsiones iniciales.

El secretario ejecutivo del Instituto Federal Electoral (IFE), Edmundo Jacobo, informó de que el 54,5% por ciento de los paquetes electorales, que corresponden a 78.012 mesas de votación, "con toda seguridad se van a abrir y recontar". Eso supera con creces la previsión inicial de entre 45.000 y 50.000 mesas de votación, o la tercera parte de los votos, según cálculos del IFE dados a conocer este martes.

El recuento de sufragios se hace en México por varias razones, tanto por condiciones fijadas en la ley, como una diferencia de igual o menor al 1% entre el primero y segundo lugar, como por inconsistencias que pueda haber en las actas de votación.

El anuncio se hizo pocas horas después de que comenzara el cómputo oficial de los sufragios, a partir de las actas de votación o por el recuento de papeletas que sea preciso realizar.

Además, informó de que en la elección para senadores volverán a contarse los votos en el 61,3% de las mesas de votación, y en la de diputados federales, el 60,3%.

Posibles impugnaciones

Según Jacobo, se espera que el jueves a las 09.10 horas (14.10 GMT) quede concluido el cómputo de los votos en la elección presidencial, tanto por el asentamiento de los datos anotados en las actas como por el recuento de sufragios.

Esos datos, sin embargo, quedarán pendientes de las impugnaciones que puedan presentar los partidos políticos, y que tendrán que ser resueltas en los tribunales electorales.

Los datos quedarán pendientes de las impugnaciones que puedan presentar los partidos

El aumento en la previsión de votos que serán contados de nuevo surge del acuerdo aprobado esta madrugada por el IFE para extender los criterios de interpretación de la ley para ampliar el número de sufragios que serán contados otra vez.

Hasta ahora solo se conocen los datos preliminares de la votación, anunciados el pasado lunes y que dan la victoria al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, con el 38,14 por ciento de los votos.

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que quedó en segundo lugar en ese dato preliminar, con el 31,64 por ciento de los votos, exigió ayer que el IFE hiciera un recuento total de sufragios, pero la decisión quedó en manos de los respectivos distritos electorales.

Confusión en el escrutinio oficial

El escrutinio oficial comenzó en medio de la confusión porque los datos que se estaban difundiendo públicamente no son los definitivos, ya que están pendientes de una revisión parcial.

El problema fue atribuido por el Instituto Federal Electoral (IFE) a un erróneo diseño de la columna de la página de internet en la que aparecen los datos de las mesas electorales computadas, ya que incluyen actas con sufragios que están pendientes de recuento.

A partir de esos datos, los medios de comunicación comenzaron a difundir el resultado de cada candidato, con cortes que llegaban hasta casi los dos tercios de las mesas de votación.

Pero el IFE, al salir al paso de estos informes, dijo que se trataba de la "primera fase" del escrutinio, que incluía las actas pendientes de recuento de voto, que será seguida de una "segunda fase" cuando todos los resultados estén consolidados.