Las palabras aclaratorias pronunciadas por el Papa sobre su discurso en una universidad alemana no satisfacen a algunos representantes religiosos de diferentes países de Oriente Medio.

La trascendencia de lo ocurrido provocó que Al Yazira, cadena de televisión más seguida en el mundo musulmán, retransmitiese las palabras de disculpas dadas por el Papa durante el rezo del Angelus, que éste dio desde el balcón de su residencia veraniega de Castelgandolfo.

Al igual que otros gobiernos de varios países musulmanes, el de Sudán ha llamado al embajador del Vaticano para pedir explicaciones sobre el discurso del Papa, que ha sido considerado ofensivo hacia el Islam.

Los dirigentes religiosos además de expresar que esas palabras "han herido los sentimientos de los musulmanes" exigen que el Papa se retracte de sus frases y pida disculpas.

Así se expresaron representantes de los Hermanos Musulmanes egipcios, del Frente de Acción Islámico de Jordania y de la comisión conjunta de Acción Islámica y Cristiana siria, entre otros.

A ellos se unieron el Consejo de Ministros de Kuwait y el gran mufti de Arabia Saudí, que sostienen que las palabras del Papa contienen una deformación del Islám y no promueven la tolerancia y la misericordia.

En Egipto, la comisión de asuntos religiosos se reunirá de urgencia hoy para tratar "las peligrosas consecuencias" derivadas de las palabras del obispo de Roma.

El Gobierno de Egipto hizo el sábado un llamamiento al Vaticano para que el Papa actuara de "forma rápida y personalmente para contener cualquier situación".