Podría haber utilizado para el robo ordenadores y software
Según este periódico, la Policía cree que el vehículo fue sustraído por una banda de delincuentes de Países del Este.

Esta banda podría haber utilizado para el robo ordenadores y software capaces de abrir y arrancar cualquier vehículo de gama alta.

El coche, un Audi A-8, de la infanta carecía de dispositivo para su localización en caso de robo.