Esquelas
Dos esquelas publicadas en 'El Mundo' 20MINUTOS.ES

La publicación en algunos periódicos de difusión nacional de esquelas de particulares que recuerdan a víctimas de la Guerra Civil española ha provocado que entidades vinculadas a ambos bandos de la contienda se acusen mutuamente de reabrir heridas que, 70 años después, podrían creerse cerradas.

Desde julio, raro ha sido el día en que alguno de los principales periódicos no publicase alguna esquela que rezara "murió por Dios y por España víctima de las hordas marxistas" o "falleció víctima de las represalias franquistas por sus convicciones políticas".

Algunos los llaman el movimiento de los nietos

El portavoz de la Asociación para la Defensa de la Memoria Histórica, Emilio Silva, atribuye este movimiento a una "serie de circunstancias normales" que, avivadas por la publicación de la ley sobre la memoria histórica, han creado dos corrientes enfrentadas que desean recordar y honrar a sus familiares.

"Algunos los llaman el movimiento de los nietos", asegura Silva, quien explica que es algo que ya ocurrió en Alemania en el año 68, cuando "un grupo de personas se rebeló contra sus padres para saber qué habían hecho durante el Holocausto".

A su juicio, el "goteo constante" de esquelas en los medios de comunicación no responde a una "estrategia política" sino a un "movimiento social de particulares que, por supuesto, se ha visto forzado por la publicación de esa ley", apunta el responsable de la asociación.

Por su parte, el presidente de la asociación Amigos de los Caídos por la Libertad, Florencio Dimas, una organización que desde Murcia agrupa a 108 hijos y nietos de republicanos fusilados durante la guerra, acusa a los del bando nacional de "establecer una guerra artificiosa".

Según Dimas, "la propia redacción de los textos ofrece los matices" para entender quién es el que realmente ha abierto la brecha y asegura los escritos del bando nacional tienen una carga de "rencor, revancha y animadversión" que no tienen los publicados por los familiares y amigos de los "caídos por la libertad", como llama a los defensores de la República.

Están despertando una cosa que no es nada buena

"La gran diferencia -explica-, es que unos ya tuvieron cuarenta años para poner todas las esquelas que quisieron sin ningún impedimento y oficiar los funerales que quisieron mientras que los otros, no pudieron ni ofrecer una misa", subraya el responsable de la asociación.

Además, asegura que la asociación Amigos de los Caídos por la Libertad "publicará una esquela de recuerdo a todos los republicanos que fueron asesinados en la posguerra por sus ideales" porque, según afirma, "ya está bien de tener que pedir perdón por publicar una esquela y tener que ofrecer explicaciones".

Una visión muy distinta es la que ofrece la secretaria de la Confederación Nacional de Excombatientes, Marisa Calleja, -entidad creada durante el régimen franquista- quien dice que "los únicos que sienten rencor son ellos" y asegura que "están despertando una cosa que no es nada buena".