Andrés Téllez, el abuelo de la blogosfera española
Don Andrés, navegando por la red (Noel Téllez). Noel Téllez

"Hoy, 9 de Septiembre de 2006, este abuelo escribe en esta página web sus primeras letras, no de pesimismo, sino con optimismo vivo y alegre".

Así comienza Abuelonet, la bitácora que cuenta con el escritor más longevo de la blogosfera hispana: Andrés Téllez Fimia.

Don Andrés es un cordobés de 79 años que hasta hace uno y medio no había tocado un ordenador en su vida.

Entonces, uno de sus seis nietos le ayudó a comprar uno y le metió el gusanillo de la informática enseñándole fotos y vídeos que el propio Andrés grababa en su ciudad.

Ahora, su avanzada edad hace que sus piernas le flaqueen, pero desde hace un mes, gracias a la red, ha descubierto que no hace falta salir de casa para ver el mundo.

"Me gusta Internet, es de mucha utilidad", cuenta a 20minutos.es. "No sabía que se podían hacer tantas cosas con él", explica sorprendido.

El abuelo escritor

"El ser abuelo hoy es la experiencia mas maravillosa que la vida puede regalar a cualquier persona que llegue a la edad madura", cuenta en uno de sus post, dedicado a los nietos quienes, según él "hacen renacer el espíritu del niño que llevamos dentro".

Fue precisamente su nieto mayor, Noel, quien le diseñó el blog y quien le ayuda a colgar sus textos desde la red la pasada semana, para canalizar así sus ganas de escribir.

Antes, ya había escrito varios libros destinados a sus nietos, para que supieran de sus tiempos mozos: "Escribir es la actividad que más me gusta hacer en la vida", confiesa Andrés.

Otro de sus nietos, Francisco, el más pequeño, le ha enseñado a utilizar la red. Cuando navega, Andrés apunta en una libreta lo que no entiende y luego se lo pregunta.

Cuando cuento que navego en Internet con mi abuelo, mis amigos no se lo creen

El benjamín de la familia, de tan sólo quince años, dice sentirse "muy orgulloso" de tener un abuelo internáuta, y porque "le viene muy bien para ejercitar la mente"

"Cuando digo a algún amigo mío que voy a casa de mi abuelo a navegar con él en Internet no se lo cree".

Dudas entre sus lectores

Tampoco se creían en la blogosfera, cuando apareció Abuelonet, que alguien tan mayor tuviera la energía suficiente para escribir una bitácora.

Ni corto ni perezoso, Andrés grabó un vídeo para demostrar que detrás de su blog no había ningún personaje de ficción. "No sé por qué no se lo creían", se pregunta.

Ahora es un blogger más, y escribe casi todos los días algún post, contando cómo ve el mundo desde su experiencia.

Los comentaristas de su blog le tratan 'de usted'. Debe de ser que la edad impone

Una de las cosas que más le gustan son los comentarios que le dejan los cibernáutas en sus artículos. Desde que le enlazaron en Menéame, ha recibido unos cuantos: "los agradezco mucho y me animan a hacerlo mejor", apunta.

Es curioso comprobar cómo muchos de los bloggers que comentan en su bitácora le tratan de usted, algo nada habitual en la blogosfera. Debe de ser que la edad impone respeto.

Un ejemplo a seguir

"Antes, veía el ordenador como una cosa extraña para mí", explica Andrés. Ahora, quiere que su blog ayude a otros abuelos "a que se animen a escribir. No es tan complicado".

Sin embargo, no parece que haya muchos que sigan su ejemplo, aunque quién sabe si con el tiempo...

De momento, seguro que tendrá muchos lectores si sigue dejando perlas como esta entrada, en la que habla de cómo pasó su último cumpleaños:

"Fue el cumpleaños del abuelo. Sí, tenía 79 años. Pero nadie vino ni me llamó. Me quedó una de las descripciones más poderosas de la soledad que tuve que afrontar. Estoy aquí para asegurar, tanto como sea posible, que este abuelo no pase otro cumpleaños solo y sin celebrar nunca jamás."

O también ésta otra, sobre la existencia:

"El tiempo de la vida es aprovecharla en cada segundo como si fuese el último, amando, y haciendo el bien a los demás. Nada en esta vida tiene más valor ni más poder que el amor y la libertad, que esto esté siempre presente en nuestra vida para que sea larga y feliz a la misma vez."

Enlaces