Jyrki Katainen
El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen. ARCHIVO/EFE

Finlandia ha manifestado su intención de bloquear que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) -sucesor del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)- pueda adquirir deuda soberana de la zona euro en los mercados secundarios, a pesar del acuerdo adoptado en la cumbre europea la pasada semana, que el Gobierno de Jyrki Katainen aceptó.

Según un informe del Ejecutivo nórdico remitido a su Parlamento, la decisión requeriría unanimidad, pero tanto Finlandia como Países Bajos no estarían por la labor. Según algunas fuentes, Holanda se habría desmarcado de esta negativa tajante, aunque también ha dejado claro que no comparte el mecanismo.

Los líderes de la zona euro pactaron la semana pasada adoptar medidas para proteger la unión monetaria y rebajar los costes de financiación para España e Italia, aunque sin precisar los detalles de cómo se emplearían los recursos del actual fondo de rescate (FEEF) y del Mede. También acordaron la ayuda directa a la banca, sin pasar por los Estados, y la renuncia de la eurozona del estatus de acreedor preferente.

El portavoz comunitario de Asuntos Económicos, Simon O'Connor, ha explicado que la unanimidad en la zona euro mencionada por Finlandia es necesaria, pero no en los casos en que sea necesario actuar "de forma urgente para salvaguardar la estabilidad de la eurozona".

En esta situación, el fondo puede ponerse en marcha por una decisión de los Estados miembros que representen el 85% del capital suscrito, y Finlandia no suma ese porcentaje para llevar a buen puerto el bloqueo. La Comisión Europea ha eludido valorar más allá la amenaza de Finlandia.

Las condiciones a España, en breve

Por otra parte, la Comisión sí ha asegurado que no será necesario cambiar el Tratado del fondo de rescate para llevar a cabo la recapitalización directa de la banca española, sino que bastará con una decisión unánime de los países de la eurozona.

El Ejecutivo comunitario espera tener listo "en los próximos días" el memorándum con las condiciones que se impondrán al sector financiero español a cambio de la ayuda, y que está siendo preparado por los inspectores de Bruselas que se encuentran en Madrid desde la semana pasada.

El Ejecutivo comunitario espera tener listo "en los próximos días" el memorándum con las condiciones que se impondrán al sector financiero españolLa condición impuesta por Alemania para que entre en vigor la recapitalización directa es que se cree un supervisor bancario único a partir del Banco Central Europeo (BCE), algo que los países de la eurozona se han comprometido a hacer a finales de año.

A partir de ese momento, la recapitalización directa será posible mediante una "decisión normal" del mecanismo europeo de estabilidad (MEDE), según ha explicado el portavoz de Asuntos Económicos.

Para ello se recurrirá al artículo 19 del Tratado del MEDE, que permite al consejo de gobernadores del fondo, donde están representados los países de la eurozona, añadir nuevos instrumentos de asistencia financiera a los ya previstos. Estos cambios deberán ser ratificados en los parlamentos de algunos países, como por ejemplo Alemania, ha dicho el portavoz.

El Ejecutivo comunitario todavía no sabe si los países rescatados que han recibido asistencia también para su banca, como Grecia, podrán descontarla de su deuda cuando entre en vigor la recapitalización directa.