Solitario Jorge
El Solitario Jorge, en una fotografía tomada el 15 de agosto de 2008. ARCHIVO

El uso de la tecnología médica parece ser la única esperanza para mantener en las Islas Galápagos la estirpe del Solitario Jorge, la última tortuga gigante de la subespecie "Chelonoidis Abingdoni", que murió el pasado domingo.

El lunes, cuando se realizó la autopsia del quelonio los científicos tomaron muestras de tejidos, incluidas las gónadas, para verificar si contenían esperma que pueda ser usado en un eventual tratamiento de inseminación artificial.

Esta posibilidad "digamos que es la última esperanza" para mantener la especie del Solitario Jorge, aseguró el jefe del departamento de Conservación y Desarrollo Sustentable del Parque Nacional Galápagos (PNG), Washington Tapia.

Los biólogos del Parque intentaron durante años que Jorge, de más de cien años de edad, se reprodujera de forma natural, colocando en su corral hembras de especies similares, pero no tuvieron éxito.

Todavía no saben si funcionará

Al momento de la necropsia "teníamos que hacer el último intento por tomar esperma y eso es básicamente lo que estamos haciendo, agotando la última posibilidad que nos queda" para reproducir la especie de Jorge, agregó el científico.

Hay que esperar a los resultados de los análisis de laboratorioSin embargo, dejó en claro que ello requiere algún tiempo y que no se puede dar nada por seguro, pues todo depende de los análisis de laboratorio que se hagan a los órganos sexuales de Jorge.

Lograrlo "sería un sueño. Todos estamos, como se dice, cruzando los dedos, pero es solo una posibilidad y no podemos decir esto va a pasar porque no estamos seguros si vamos a encontrar o no" esperma, remarcó Tapia.

Si se lo encuentra, "lo anunciaremos públicamente para que se sepa que resurge una esperanza, pero mientras esto no suceda, no somos muy partidarios de generar falsas expectativas", reflexionó.

Lo cierto, dijo, es que "estamos conservando las muestras con unas técnicas adecuadas hasta lograr hacer el análisis de laboratorio necesario".

Nitrógeno líquido para conservar las muestras

El proceso se inició durante la autopsia de Jorge. "Lo que se hizo fue colocar pedazos de gónadas en nitrógeno liquido para mantener vivas las células en caso de que se encontrara esperma", explicó.

Se han usado, dijo, "las mismas técnicas que se utiliza para inseminación artificial en bovinos (...), no es que la muestra está en contacto directo con el nitrógeno líquido sino el frasquito con las sustancias adecuadas para mantener las células vivas".

El tejido "está dentro de un envase para mantenerlo a una temperatura suficientemente baja", con el objetivo de que, "en caso de que existiera esperma, este se mantenga vivo", precisó Tapia.

En todo este proceso se cuenta con "la colaboración de especialistas nacionales y extranjeros" y se ha usado la tecnología más adecuada, añadió el científico.

Recordó que también, afortunadamente, entre el 8 y el 12 de julio próximo se darán cita en las Galápagos expertos en conservación de tortugas de varias partes del mundo, que podrían dar consejos sobre cómo proceder.

Está en camino el proceso para embalsamar a JorgeTapia cifra todas sus esperanzas en los análisis de laboratorio que se desarrollarán la próxima semana.

El científico ecuatoriano agregó que "lo que sí está en camino es el proceso para embalsamar" al Solitario, cuyo cuerpo ha sido preservado adecuadamente; aunque falta por "definir el especialista y el lugar donde se haga este trabajo".

Las Galápagos, un paraíso en el Pacífico

Las islas Galápagos están situadas a unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador y son consideradas un laboratorio natural por su alta concentración de biodiversidad marina y terrestre.

Esa condición es la que alentó al científico inglés Charles Darwin a formular su teoría sobre la selección y evolución natural de las especies.

El archipiélago fue declarado en 1978 Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).