Fox no dará el Grito de la Independencia en el Zócalo; López Obrador, sí

Las claves:
  • El Zócalo sigue ocupado por el movimiento de resistencia encabezado por el líder izquierdista.
Acampada bajo el balcón presidencial en el zócalo. (EFE)
Acampada bajo el balcón presidencial en el zócalo. (EFE)

El presidente de México, Vicente Fox, desistió de dar mañana el Grito de Independencia en el Zócalo capitalino, que está ocupado por el movimiento de resistencia que encabeza el izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El anuncio fue realizado por el secretario de Gobernación (Interior), Carlos Abascal, en una rueda de prensa en la que dijo que Fox presidirá la misma ceremonia en la ciudad de Dolores Hidalgo, en el estado central de Guanajuato, cuna de la independencia mexicana.


Horas antes el Senado, a petición de los parlamentarios del Partido Acción Nacional (PAN), al que pertenece Fox, había recomendado al gobernante que no asistiera a la ceremonia en el Zócalo, el lugar donde se realiza tradicionalmente debido a que se encuentra ocupado por partidarios de López Obrador.

El líder de la coalición de izquierda "Por el bien de todos"
mantiene desde el 30 de julio pasado una campaña permanente de
resistencia civil alegando un f
raude en las elecciones que ganó el conservador Felipe Calderón, del PAN.

Abascal explicó a los periodistas que Fox tomó la decisión "después de ponderar lo mejor para la nación" y se comprometió a proporcionar "condiciones favorables para la concordia, la seguridad y la paz de quienes concurren al Zócalo capitalino y a todas las plazas del país".

El Grito de la izquierda

Desde hace dos días, López Obrador y sus seguidores han comenzado a retirar los campamentos que instalaron hace un mes y medio contra el "fraude" electoral en el Paseo de la Reforma para permitir el desfile militar anual del sábado.

Sin embargo, no se han retirado del Zócalo, desde donde pretenden celebrar su particular Grito de Independencia en oposición al oficial y un día después celebrar una Convención Nacional Democrática (CND), de la que podría surgir un presidente y un gobierno civiles paralelos.

La izquierda mexicana considera que los comicios presidenciales del pasado 2 de julio no fueron limpios y cuestiona el fallo inapelable emitido el 5 de septiembre pasado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que puso punto final a la elección más reñida de la historia de México.

En ella, Calderón obtuvo una diferencia de sólo 233.381 votos de los 41 millones emitidos en los comicios, una ventaja del 0,56 por ciento que el líder izquierdista no reconoce.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento