pantoja
pantoja
La cantante estuvo la tarde del miércoles en unos conocidos almacenes de Madrid para firmar discos a las centenas de admiradores que pacientemente la esperaba.

Isabel Pantoja llegó algo retrasada, vestida con un elegante conjunto color beige y acompañada por su inseparable representante, María Navarro. Si por un lado es cierto que la viuda de Paquirri iba de lo más sofisticada, cabe también decir que tiene las uñas de los pies muy mal cuidadas.

La conocida tonadillera firmó autógrafos y saludó a todos aquellos que se acercaron a verla, incluso regaló una sonrisa a la prensa.

Tal y como nos tiene acostumbrados, la nota agria la dio María Navarro con sus modos muy poco simpáticos. La polémica estuvo servida cuando un espontáneo apareció disfrazado de Julián Muñoz.

Algunos fans que no pararon de insultar a la prensa, otros se acercaron a los medios para mostrar su apoyo incondicional a la cantante.