De Guindos y Juncker
El ministro español de Economía, Luis de Guindos, conversa con el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker. Nicolas Bouvy / EFE

España será "plenamente responsable" del rescate a la banca. Es, de nuevo, el mensaje que el Eurogrupo -los ministros de Economía de la eurozona- han trasladado al Gobierno de Mariano Rajoy tras saludar y felicitarse por su petición formal de ayuda.

Europa descarta así, una vez más, una recapitalización directa para que la ayuda no compute como deuda y no contamine la prima de riesgo, tal y como demandaba el Ejecutivo. Será el FROB, "actuando como agente del Gobierno español", quien reciba los fondos y los canalice "a las entidades afectadas", explica un comunicado hecho público al término de una teleconferencia celebrada este miércoles.

"El Gobierno español firmará el memorándum de entendimiento y el acuerdo sobre la facilidad de asistencia financiera", insiste el Eurogrupo, que asegura que el rescate cumple las condiciones y que la asistencia "está justificada para salvaguardar la estabilidad de la eurozona".

La banca española necesita entre 51.000 y 62.000 millones de euros, según las auditoras independientes, aunque la cantidad todavía debe ser confirmada por la evaluación que hará el Ejecutivo comunitario. La cifra final se determinará, aclara el Eurogrupo, "basándose en una evaluación exhaustiva de abajo a arriba de cada entidad, que ya se ha lanzado".

La asistencia será financiada por el actual Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) "hasta que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (el fondo permanente) esté disponible, y entonces se transferirá al MEDE", señala el Eurogrupo, que sigue sin aclarar si el préstamo tendrá un carácter preferente sobre el resto de acreedores del Estado español, algo que preocupa a los analistas.

La Comisión, en contacto con el Banco Central Europeo, la Autoridad Bancaria y el FMI, elaborará la propuesta sobre las condiciones para el sector financiero a cambio del rescate. "Estas incluirán reformas concretas para el sector financiero, incluyendo planes de reestructuración en línea con las reglas de la UE sobre ayudas públicas y reformas estructurales horizontales del sector financiero nacional".

Una vez que se logre un acuerdo con las autoridades españolas, la asistencia financiera deberá ser aprobada por el Eurogrupo, con las ratificaciones parlamentarias nacionales que sean necesarias. Los países de la eurozona dejan claro que "revisarán de forma estrecha y regular" los progresos de España en materia de ajuste fiscal y reformas estructurales "en paralelo con la asistencia financiera".

"España pedirá asistencia técnica al FMI, que apoyará la aplicación y el control de la asistencia financiera con informes regulares", concluye la declaración del Eurogrupo.